Un guerrero pacífico

Estas frases se las tomé prestadas a la película “Peaceful Warrior” basada en libro “Way of the Peaceful Warrior” de Dan Millman.

Las uso como recordatorio para volver al momento presente cada vez que me descubro paseando en el pasado o en el futuro, también las uso para “calmar mis aguas mentales” a la hora de sentarme a meditar.

Para mí son un poderoso recordatorio de que no somos nuestros pensamientos, ni nuestras emociones, ni somos nuestros cuerpos, ni nuestros trabajos, ni nuestras carreras universitarias, dicho más simple: somos consciencia pura, teniendo una experiencia humana MOMENTO A MOMENTO.

Y podemos ponerle atención a esa hermosa experiencia o podemos dejar que se nos escape entre los dedos, como agua que se escurre.

Gracias por leer

Si te gusta lo que escribo o te ha resultado útil, por favor considera invitarme un café (hacer una pequeña donación). Aquí está el enlace.

Un pequeño gran logro

Ayer fue un día muy especial para mí, para mi hijo y para toda la familia.

Fue muy especial porque ayer, mi hijo aprendió a andar en bicicleta. Fue un gran logro para él y un gran logro de papá-satélite para mí.

Puede parecer un logro pequeño o “normal” pero para llegar a este punto, mi hijo tuvo que hacer varias cosas:

UNO. Tuvo que dejar ir unos miedos y aprender a convivir con otros

DOS. Aprender a sentir su cuerpo completo y hacerse consciente de su equilibrio en tiempo real

TRES. Desarrollar la habilidad de estar 100% enfocado en el momento presente

CUATRO. Aprender a confiar en el proceso de practicar algo con disciplina, aún cuando los resultados puedan verse lejanos

Este logro, no fue algo que sucedió de la noche a la mañana, es consecuencia de mucha práctica, una estrategia bien pensada para abordar dicha práctica, sumadas a la flexibilidad suficiente para hacer adaptaciones a la estrategia mientras avanzamos en la práctica.

El asunto nos tomó más o menos dos años de sesiones semanales de 45 minutos, con dos o tres caídas mínimas, muy poco drama y mucha, mucha atención plena.

Nos tomó dos años, no porque algo esté mal con Ian, nada de eso, nos tomó dos años porque decidimos que no teníamos nada de prisa, y yo decidí enseñarle a mi hijo a andar en bici de manera muy diferente de como mi papá me enseñó a mí, que fue un desastre, terminé enseñándome yo a andar en bici.

Usamos estos dos años para explorar un método que fuera simple, poco peligroso, divertido y que se ajustara a cómo Ian aprende mejor, para que el resultado fuera un rotundo éxito.

A lo largo de estos dos años, me topé con otros papás y mamás también enseñando a sus hijos a andar en bicicleta, la mayoría de ellos sólo repitiendo cómo les enseñaron a ellos o enseñando a sus hijos como ellos suponen que se enseña a andar en bicicleta.

Con poco éxito en ambos casos, esto pasa, porque, creo yo, que no se están haciendo las preguntas correctas:

¿Cómo aprende mejor mi hija o hijo? ¿Haciendo? ¿Leyendo? ¿Escuchando? ¿Viendo? ¿Una mezcla de los anteriores?

¿Cómo enseño mejor yo en mi rol de papá o mamá?

¿Cuáles son los obstáculos que yo recuerdo haber enfrentado al aprender esto? ¿Cuáles de estos obstáculos creo que también va a enfrentar él o ella?

¿Qué obstáculos puedo imaginar que mi hija o hijo en su particularidad va a enfrentar? ¿Cómo podemos irlos resolviendo?

¿En el caso de mi hija o hijo cuál es el obstáculo más importante a superar? ¿Cuál es el obstáculo que le da fuerza a los otros obstáculos?

Una vez que me respondí todas esas preguntas ya tenía yo toda la información para empezar a trabajar en mi estrategia, que una vez lista, se la presenté a Ian, junto con las metas a corto, mediano y largo plazo, le hizo sentido el plan, entendió las metas y listo, estaba a bordo.

También fue importantísimo tener a la familia en el mismo canal, para que nadie saliera con “Ay, ¿por qué te estás tardando tanto en aprender a andar en bici? ” o “¿A poco te da miedo? Yo a tu edad ya bla bla bla”.

Afortunadamente toda la familia, en especial la mamá de mi hijo, mi pareja y mi hermana, se portaron súper conscientes y amorosas con Ian durante todo el proceso, y eso, obvio ayudó a fomentar la atmósfera adecuada para que Ian pudiera probar algo, equivocarse, asimilarlo y volver a probar.

Estoy muy agradecido con toda la familia por subirse al proceso y confiar, y estoy muy orgulloso de ti querido Ian, sigue rodando y sigue siendo libre.

Gracias por leer.

Si te gusta lo que escribo o te ha resultado útil, por favor considera invitarme un café (hacer una pequeña donación). Aquí está el enlace.

Drawing Naked Ladies

When I was in college studying design and illustration, I sucked at drawing women, specially naked women.

A few years after, working as a professional illustrator, I had to draw some pieces for a lingerie brand, and it was a very, very difficult project for me.

Luckily, the client loved the images, but I had a bittersweet feeling about the project, I knew I had to improve the way I drew women.

Fast forward to March 2020, like many others, I began working from home and had some extra time in my hands, due to the COVID 19 Pandemic.

So I decided to dedicate some of that time to practice drawing naked women and here we are now,
with this little ebook called “Drawing Naked Ladies” with a small selection of the drawings I made from March 2020 to December 6 2021.

You can check and buy the ebook here.

Most of the women in this drawings are naked, hence the title, and some of the drawings are very sexual and explicit, something I had never drawn before, and wanted to explore.

I learned a lot of the women´s body anatomy and had a lot fo fun making this book and the drawings in it, I hope you enjoy them as well, and if you draw too, I hope my drawings inspire you to draw more.

You can check and buy the ebook here.

Poema / Plegaria

Foto de Josh Hild en Pexels

En Diciembre de 2021, participé en un retiro budista, impartido por Tony Karam, director de Casa Tibet; durante el retiro nos compartió esta plegaria hebrea que me pareció hermosa y desde esa fecha, la he traído muy presente.

Me parece una lista de maravillosos deseos y a la vez, una hermosa lista de recordatorios personales, para vivirlos todos los días.

Espero te guste y que ilumine tu corazón y tus días, como lo ha hecho conmigo.

“Que tus despertares te despierten. Y que al despertarte, el día que comienza te entusiasme.
Y que jamás se transformen en rutinarios los rayos del Sol que se filtran por tu ventana en cada nuevo amanecer.
Y que tengas la lucidez de concentrarte y de rescatar lo más positivo de cada persona que se cruce en tu camino.
Y que no te olvides de saborear la comida, detenidamente, aunque “sólo” se trate de pan y agua.
Y que encuentres algún momento durante el día, aunque sea corto y breve, para agradecer por el milagro de la salud, ese misterioso y fantástico equilibrio interno.
Y que logres expresar el amor que sientes por tus seres queridos.
Y que tus brazos, abracen. Y que tus besos, besen.
Y que los atardeceres te sorprendan, y que nunca dejen de maravillarte.
Y que llegues cansado y satisfecho al anochecer por la tarea satisfactoria realizada durante el día.
Y que tu sueño sea calmo, reparador y sin sobresaltos.
Y que no confundas tu trabajo con tu vida, ni tampoco el valor de las cosas con su precio.
Y que no te creas más que nadie, porque, solo las personas ignorantes desconocen que no somos más que polvo y ceniza.
Y que no te olvides, ni por un instante, que cada segundo de vida es un regalo, un obsequio, y que, si fuésemos realmente valientes, bailaríamos y cantaríamos de alegría al tomar conciencia de ello. Como un pequeñísimo homenaje al misterio de la vida que nos acoge, nos abraza y nos bendice.
– Antigua plegaria hebrea

Gracias por leer.

Si te gusta lo que escribo o te ha resultado útil, por favor considera invitarme un café (hacer una pequeña donación). Aquí está el enlace.

Learning

Every time I finish watching one of Casey Nesitat’s videos I end up with an urge to create something, anything, a drawing, a podcast episode or a blog post.

Also every time I watch one his videos I learn something new, it can be something about storytelling, or about the timing and rhythm of the editing or something entirely different and unexpected.

But this does not happen by itself, I have to be willing to pay extra attention to what I am watching and hearing, I have to replay it, in order to take notes and then analyze what I saw and let in sink in my mind.

I think every creative person has to do this, I think it is part of the “creative nutrition process” we need in order to grow as creatives, artists or creators.

Which creatives have you analyzed lately? Is it something you do regularly? Or perhaps is something you should do more?

Thanks for reading.

If you like what I write or you find it useful, please consider buying me a coffee. Here is the link.