Todo lo que piensas tiene un efecto físico, emocional y energético en ti.

Lo que piensas, en palabras o en imágenes, es energía, son impulsos eléctricos dentro de tu cerebro.

Cuando piensas algo durante cierto tiempo, tu cerebro crea un juego de químicos para que eso que llevas un rato pensando se sienta como real y eso detona una o varias sensaciones y emociones.

Esas emociones y sensaciones a su vez van a afectar lo que piensas, es decir parte de tu energía, vas a pensar con mayor intensidad eso que ya estabas pensando y ¡Voilá! Tenemos un círculo vicioso o virtuoso, muy poderoso.

En este punto podrías decir “Ok, sí, suena interesante ¿Y eso cómo se manifiesta en mi vida?

Muy bien, por si todavía no has atado los cabos (es tan obvio, que al inicio a muchos, se nos escapa) vamos a reflexionar juntos.

Lee con cuidado la primera línea y los dos primeros párrafos de este texto, ¿Ya los leíste?Muy bien, ahora reflexiona unos momentos sobre esas ideas y después acompáñame a explorar dos conclusiones:

La primera es que si quieres sentirte de x manera, debes de pensar de x manera para que tu cerebro pueda detonar los neurotransmisores para x, y entonces x se sienta real en tu cuerpo.

La segunda es que si quieres pensar de la manera z, entonces, necesitas sentirte de la manera z, para que tu cerebro pueda crear los pensamientos z a partir de los neurotransmisores z.

Dicho de otra manera, si te quieres sentir libre o en calma, debes de mantener pensamientos y diálogo interno que te mantengan en calma y te ayuden a sentirte libre.

Lo mismo aplica para sentirse bien en general, ser más paciente, o más amable o más amorosa o más amoroso.

Funciona también cuando tienes un rasgo muy específico en tu carácter que quieres modificar, por ejemplo vamos a pensar que alguien en tu vida, quien sea, dice x cosa, puede ser una opinión o un juicio, y cada que lo dice, tú te enojas.

Bueno, pues puedes hacer ensayo mental de la escena, cambiando tu reacción, en vez de enojarte, le sonríes y no le das importancia, te aseguro que después de unas 10 veces de hacer el ensayo mental te será más sencillo no enojarte y no engancharte con el asunto.

Pero eso lo platicaremos a fondo en otra oportunidad.

De momento quédate con esta idea: lo que piensas, crea un efecto químico, en tu cuerpo físico, altera tu realidad física de acuerdo a lo que estás viendo en tu mente y entrena a tu cerebro para que vea o piense en esas imágenes en automático y más a menudo.

Así que te propongo pruebes esto por un par de semanas:

Justo después de levantarte y lavarte los dientes, pregúntate ¿qué es lo quiero sentir al inicio de mi día? Una vez que te respondas, dedica 5 minutos a crear los pensamientos que te harán sentir de esa manera.

Por ejemplo, respondes que hoy te quieres sentir agradecida o agradecido, bueno pues dedica 5 minutos a pensar sobre la gratitud y a agradecer lo que tienes.

Otro ejemplo, respondes que hoy quieres sentir paciencia y calma, muy bien, dedica 5 minutos a pensar con cosas que te den calma y a pensar en cómo mantener esa calma a lo largo de tu día, un buen ejercicio es pensar que el universo es tan grande y diverso, que en ese “big picture” tus problemas humanos no son tan grandes, sobretodo si piensas que tú eres el Universo también.

Gracias por leer.

-Juan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s