Sé amable con l@s dem@s.

Cuando una persona se porta grosera contigo, muy probablemente se debe a que esa persona tiene mucho dolor, sufrimiento o incomodidad acumulados dentro de sí misma, y es tanto ya, que tiene la necesidad de “explotar” como una olla express, para aligerar la presión que siente.

Puede sonarte raro, pero piensa en tu propio caso, piensa cuando le has contestado mal a alguien, cuando le has gritado a alguien o cuando te has portado groser@, no lo haces porque te sientas increíblemente bien ese día ¿O sí?

Generalmente lo haces como respuesta a una sensación de malestar interno que se está acumulando y que necesita ser liberada.

Muy bien, ahora imagina que cuando te sientes así de mal, a punto de explotar, tu interlocutor te trata con mucha amabilidad y paciencia.

Se sentiría muy bien ¿verdad? Y seguramente ayudaría a que las cosas se resolvieran mejor y no te agregaría malestar.

Bien, pues de eso se trata esto de ser amable con los demás, no se trata de ser Blancanieves color de rosa todo el tiempo, no, no, se trata de mantener una actitud amable y calmada, sobretodo cuando la respuesta de la otra persona es grosera o molesta.

Esto lo hacemos, porque sabemos cómo se siente estar del lado del mequetrefe que se porta mal, sabemos que se comporta así porque no se siente bien y no está feliz.

Además, los beneficios de cultivar una actitud amable, se sienten primero en uno mismo. Así que es un combo win-win.

Tú te sientes bien y no contribuyes a que la otra persona se sienta peor, por lo menos no lo haces de manera intencional.

Esto no sólo es un asunto de “Hippies Toma Ayahuasca”, hoy en día, la ciencia dura, occidental, ha comprobado que los pensamientos que tenemos afectan directamente la química de nuestro cuerpo, nuestra sensación de bienestar y nuestro estado emocional.

Así que cuando mantienes una actitud amable, como tu cuerpo no detecta ninguna amenaza inminente o importante, no produce químicos de estrés innecesarios y tu energía no se destina a ponerte a la defensiva y la puedes usar para otras cosas más interesantes y divertidas.

Así que la siguiente vez que alguien se “ponga punk” contigo, recuerda que todos hemos pasado por ahí, y que no es necesario echarle más leña al fuego, es mucho mejor, para tod@s l@s involucrad@s mantener una actitud amable.

Además, no sabes, cuando vas a ser tú el que se “ponga punk” y en ese momento vas a agradecer ser tratad@ con amabilidad.

Gracias por leer.

-Juan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s