Reflexiones

Tu respiración te puede ayudar a manejar tus emociones y el estrés

Tu respiración se modifica dependiendo del estado emocional en el que te encuentres en un momento determinado.

Por ejemplo cuando estás enojada o enojado, tu respiración es más corta y menos profunda, respiras [hasta el pecho], muy similar al tipo de respiración que tienes cuando estás estresada o estresado.

Entonces, cuando estás enojada o enojado, respiras de cierta manera, que refleja o apoya ese enojo.

Lo mismo con el miedo, la tristeza y otros estados emocionales y energéticos.

Aquí viene lo divertido, puedes abandonar cualquier estado emocional y volver a tu [centro] (esa rica sensación de bienestar y paz) o por lo menos diluir el estado emocional en el que te encuentres, si ajustas tu respiración.

¿A qué me refiero? A que si en medio de un momento de estrés o enojo respiras como si te encontraras en un momento de calma, vas a poder salir de ese enojo o reducir el impacto del estrés rápidamente.

Funciona también con el miedo, la frustración, la tristeza profunda y prácticamente cualquier estado emocional que te puedas imaginar.

Obvio, requiere de cierta habilidad, necesitas saber Respirar Consciente.

¿Y cómo se hace eso?

Buena pregunta, aquí van 3 técnicas.

1.Respiración Simétrica

Se trata de inhalar durante 3 segundos, mantener el aire adentro por 3 segundos, exhalar durante 3 segundos, quedarte sin aire por 3 segundos y repites el ciclo.

La mínima dosis efectiva es de 2 minutos.

2.Método Wim Hof

Se trata de inhalar al 100% y exhalar al 80 o al 90 %, durante 30 ciclos de respiración, y en la respiración #31 vas a inhalar todo, exhalar todo y te vas a quedar sin respirar hasta que ya no puedas más, cuando ya no puedas estar sin aire, vas a inhalar y a mantener el aire adentro por 15 segundos. Después de eso, puedes respirar normalmente.

Eso fue una serie, la mínima dosis efectiva es de 3 series. Te puede tomar unos 10 minutos hacerlas.

Aquí podrás escuchar y ver las instrucciones en inglés, con la voz de Wim Hof.

3.Respiración de Fuego

Se trata de inhalar y exhalar rápido y fuerte, cuando inhales vas a estirar los brazos hacia arriba, cuando exhales vas a doblar tus codos de manera que tus antebrazos queden apuntando hacia arriba y tus brazos queden paralelos al piso.

La mínima dosis efectiva es de 1 minuto.

Mi sugerencia final es que practiques las 3 técnicas de respiración consciente y las uses cuando sea más conveniente para ti.

Si tienes muy poco tiempo para relajarte, usa la Respiración de Fuego, sólo toma un minuto, si dispones de 5 minutos, usa la Respiración Simétrica y si tienes unos 15 minutos, maravilloso, usa el Método Wim Hof o mezcla dos técnicas.

Gracias por leer.

Estándar
Reflexiones

Patito de Hule, episodio 01: Mel.

Mel es una excelente diseñadora e ilustradora radicada en la Ciudad de México.

Ilustra con diferentes técnicas, en diferentes formatos y tiene un proyecto llamado Inkgenuos, inspirado en el poryecto de Inktober, creado por Jake Parker.

Su trabajo en Inkgenuos llamó mi atención por los temas que eligieron para ilustrar, muy diferentes a lo que usualmente veo en el ya tan repetido Inktober.

Escucha el episodio para que conozcas más de Mel, su trabajo como ilustradora, sus fuentes de inspiración, las series que ve y la música que acompaña su proceso creativo.

En este enlace están los highlights de mi entrevista con Mel.

Y en este otro enlace puedes escuchar el episodio del Podcast.

Gracias por leer.

Estándar
La mente

¿Cómo ser feliz por tus pistolas?

Tu mente cataloga o etiqueta todo lo que percibes y experimentas, es decir todo lo que vives, lo que piensas y lo que sientes. Y usa esas etiquetas para darle forma a tu experiencia aquí en la Tierra.

Algo que etiquetas como desagradable alguien más lo puede etiquetar como agradable y alguien diferente puede etiquetarlo como neutro.

Esas etiquetas que ponemos residen totalmente en nuestra mente, alguien puede decir que el helado de chocolate es el mejor helado del mundo, pero esa etiqueta, realmente reside sólo en su mente, no en el helado en sí.

Incluso si sólo dijera que el helado de chocolate es delicioso, la etiqueta de delicioso sólo existe en la mente de la persona que la usa, no existe en el chocolate en sí, si así fuera, todas las personas lo percibiríamos exactamente igual.

Esa capacidad, habilidad o tecnología de la mente humana, la usas todo el tiempo, 90% de las veces de manera inconsciente.

Pero puede ser usada consciente para etiquetar lo que estás viviendo o pensando, a tu antojo.

¿Y para qué sirve hacer eso?

Para poder manejar a tu antojo y conveniencia tu estado emocional, es decir, para decidir conscientemente si quieres pasártela bien, o si quieres vivir feliz, o vivir en el drama o en la tristeza.

Puedes decidir momento a momento como etiquetar las cosas que suceden y que piensas, y así ser feliz por decisión, o estar en calma por decisión propia, o sentirte como sea que te quieras sentir.

Cuando usas esta habilidad conscientemente, ejerces una profunda libertad.

Obvio requiere práctica.

Aquí va cómo hacerlo:

  1. Decide cómo te quieres sentir durante los siguientes 9 días. Puede ser optimista, feliz, en calma o como tú quieras.
  2. Ya que te hayas decidido por un estado emocional, piensa cómo deberías de ver las cosas para sentirte así, es decir, piensa en cómo deberías de catalogar las experiencias que vives para sentirte como elegiste sentirte. Por ejemplo, yo elijo sentirme feliz y optimista, para lograrlo necesito ver el lado bueno de todo lo que suceda y de todo lo que piense y sienta.
  3. Vigila tu diálogo mental para que no te desvíes de la meta.

Al inicio, te puede resultar incómodo, o puedes sentir que te estás engañando o puedes pensar que no sirve, porque no va a funcionar al primer intento.

Lo que estás es haciendo es entrenar a tu cerebro, a través de la repetición, para que perciba las cosas diferente, lo estás entrenando para que etiquete todo lo que percibe desde una perspectiva nueva, y eso toma tiempo.

Prueba por 9 días, para que te des una idea de lo que se trata esto de etiquetar conscientemente las experiencias, pensamientos y emociones.

Si lo logras por 9 días, es decir, que lo hagas durante los 9 días, aunque te cueste trabajo y en ocasiones metas la pata, habrás dado un gran paso para entrenar a tu mente y habrás experimentado, en carne propia, lo bien que se siente manejar las etiquetas que usas para darle forma a tu vida.

Mi sugerencia final sería que una vez que lo probaste por 9 días, lo hagas ahora por un mes, para que desarrolles más esta habilidad y la conviertas en un hábito.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar
Reflexiones

Decidiendo desde el ego.

Cuando tomas decisiones desde el ego, te vuelves rígido, áspero y pierdes tu capacidad de fluir. Por lo menos así lo percibo yo en mí, y en muchas personas a mi alrededor.

Y es algo que a todos nos puede pasar.

Estoy pensando y decidiendo desde el ego cuando pienso en mi reputación, cuando pienso en mis followers, cuando pienso en mi popularidad, por ejemplo.

Cuando eso pasa, mi mente se vuelve rígida, el espacio que tiene para moverse pasa de ser infinito y lleno de posibilidades, a ser un pequeño espacio dentro los límites auto impuestos, donde sonreír se dificulta y donde cada detalle debe estar de acuerdo a mis deseos y a mis miedos.

Y es muy peligroso decidir montado en mis miedos, porque se puede convertir en un hábito, un muy mal hábito que puede tener consecuencias graves en mis relaciones y en mi sentido general de bienestar.

¿Qué hacer para no decidir desde el ego?

A mí me funciona:

1. No tomarme las cosas tan en serio, incluido yo mismo y sobre todo, cosas como la reputación

2. Aceptar que no puedo controlarlo todo

3. Aceptar todos mis errores y defectos con amor, para que no tengan tanto poder sobre mí y claro, ejercer mis defectos lo menos que pueda y pedir disculpas cuando me equivoco

4. Recordar que mi ego tiene su razón de ser y sus funciones, pero tomar decisiones no es una de ellas

Espero que alguna de las cosas que me funciona a mí, te funcione a ti. 🙂

Gracias por leer.

-Juan.

Estándar