Aguas con el ego.

El ego es una parte de nuestra mente, no se trata de eliminarla, tiene sus funciones: es la parte de tu mente que se encarga de recordar tu nip de la tarjeta, tu domicilio, tu saldo en el banco, tu banda favorita y un montón de cosas que le dan continuidad a la experiencia del yo, que es siempre cambiante.

El yo y el ego son un proceso en constante cambio, no son algo que existe de manera fija o por su cuenta, son actividades mentales.

Para que esas actividades mentales tengan coherencia en el mundo, el cerebro crea la ilusión de un yo permanente que en realidad no existe.

Una vez entendido eso, vamos a otra idea importante:

Cuando mantienes al ego haciendo las funciones que le corresponden, y no te lo llevas a las demás actividades o esferas de tu vida, todo funciona mejor, no le añades estrés extra a las cosas y puedes manejarte mejor, en tus relaciones y en todas tus interacciones.

Cuando eso no pasa y sí te llevas el ego a otras áreas de tu vida las cosas se complican de manera innecesaria y el estrés aumenta.

¿Cómo saber que estás llevando tu ego a donde no le corresponde?

¿O cómo saber que estás actuando desde tu ego?

  1. Todo te lo tomas personal
  2. Lo más importante eres tú, tus necesidades, tu tiempo, tu punto de vista
  3. Cuando las cosas no salen como tú esperas o quieres, de inmediato te enojas o te estresas mucho
  4. Juzgas a los demás de acuerdo a tus propias ideas y los etiquetas como esto o lo otro, en un intento de definirlos
  5. Tu partido político, equipo deportivo favorito, signo zodiacal o cualquier cosa por el estilo, es “el mejor”
  6. Piensas que todas y todos deben de pensar y actuar como lo haces tú

Para dejar de usar al ego en circunstancias que no le corresponden, simplemente haces lo inverso de la lista anterior:

  1. No te tomes nada personal, y cuando algo lo sea, resuélvelo sin darle demasiada importancia a lo personal del asunto
  2. Todos somos igual de importantes, las necesidades, tiempo y punto de vista de los demás son exactamente igual de importantes que los tuyos
  3. Cuando las cosas no salgan como tú esperas, procura no enojarte, no estresarte de más, mejor analiza la situación, aprende de ella y resuelve el asunto con la mejor de las actitudes
  4. No juzgues a nadie, es una pérdida de tiempo, no trates de definir a nadie, porque las personas cambian, en vez de etiquetar a las personas, etiqueta sus acciones, para eso deberás poner atención a lo que hacen y no sólo a lo que dicen
  5. Tu partido político, equipo deportivo favorito o signo zodiacal, no es el mejor, sólo es que te gusta a ti
  6. La única persona que piensa como tú eres tú, cada quien es libre de pensar y actuar como mejor le plazca, por mucho que lo desees, tú no tienes el poder de cambiar a nadie

¿Qué beneficios tiene eso?

Vas a desarrollar una mente más abierta, capaz de comprender mejor y tener más empatía.

Vas a poder negociar mejor con las demás personas, llegarás a acuerdos más fácilmente.

Vas a trata a los demás con respeto e igualdad, y eso hará que convivir contigo sea una buena experiencia, las personas querrán repetir.

Evitarás fricciones innecesarias.

Dejarás de desperdiciar energía y tiempo en enojarte o estresarte de más, y vas a usar esa energía en aprender y tomar acción correcta.

Entenderás mejor a las personas y te liberarás del estrés y la frustración de desear que hagan las cosas como las harías tú.

Obvio todo eso requiere algo de práctica y disciplina, pero es totalmente asequible.

Trabaja en ello sólo 3 meses de tu vida y notarás una gran diferencia para bien.

Gracias por leer.

-Juan

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s