Los artes marciales y mi vida

Todos los problemas de mi vida, se pueden resolver como problemas de artes marciales.

O dicho de otra manera, puedo usar lo aprendido practicando artes marciales, para abordar las situaciones y problemas de mi vida.

Creo que eso es una gran parte del “por qué” practicar artes marciales.

Creo que se trata de desarrollar el propio potencial humano, no sólo la parte física, sino la parte emocional, mental y espiritual también.

Aquí están algunos ejemplos de principios de artes marciales que he podido usar en mi vida en general:

Superar la dureza (Yang) con suavidad (Yin) es una idea de Tai Chi, y en esencia se trata de evitar abordar una situación difícil o complicada con una mente difícil o complicada, y en su lugar usar una mente y una actitud fluida.

Siempre protege tu centro, es un concepto de Wing Chun, una de mis interpretaciones favoritas es: siempre proteger mi paz interior, mi corazón, mi bienestar en general…es decir, mi centro.

No estés donde tu oponente espera que estés. Es un principio de Silat, muy útil para evitar enredarme en los problemas y perder la perspectiva.

No te quedes a intercambiar golpes con tu oponente, también de Silat, muy útil en las discusiones y cuando hago un reclamo en servicio a cliente, no estoy buscando intercambiar golpes (gritos, indirectas, insultos, simples necedades, empujones o golpes físicos) estoy buscando comunicar una idea, entender al otro hasta donde me sea posible y salir de la situación lo más rápido posible y con el menor daño para los involucrados.

Usa la fuerza de tu oponente sumada a tu propia fuerza, para terminar la confrontación, un principio de Wing Chun. Cuando me enfrento a un problema o situación difícil, trato de buscar qué parte del asunto puedo usar para mi beneficio o a mi favor y para salir del asunto un poco más rápido y menos raspado.

Creo que más adelante haré una entrada más larga con todos los principios de artes marciales que uso en mi vida diaria y que me han ayudado a mantener la perspectiva de las cosas. 🙂

-Juan.