Fuego

A veces el corazón se llena de fuego, la mente se mueve a la velocidad de la luz y una ola de deseo inunda el espíritu.

Es un deseo primitivo, no tiene categoría todavía, no es deseo sexual, no es deseo de comer o de beber, es deseo de dejar salir ese fuego y compartirlo con el mundo.

Puede uno dejar que ese fuego salga sin control y sin dirección, lo más seguro es que saldrá como una explosión y ya. No trascenderá y se extinguirá en algún momento. Tal vez quemará a una o dos personas, pero nada grave.

O puede uno dirigirlo, enfocarlo y usarlo para crear algo: una foto, un dibujo, un texto, una salida con alguien especial, una caminata en solitario o una buena sesión de ejercicio.

Ninguna opción es buena o mala per se.

Se trata de elegir consciente.

Gracias por leer.

Si te gusta lo que escribo o te ha resultado útil, por favor considera invitarme un café (hacer una pequeña donación). Aquí está enlace, puedes usar tu TDC, tarjeta de débito o cuenta de Paypal.