Pésimos archivos personales

Después de usar durante poco más de un año mi cuenta de Instagram como archivo personal para mis dibujos he decidido dejar de hacerlo, y mejor abrir un blog de WordPress para usarlo como mi archivo.

Pienso mucho sobre el papel, la mayoría de las ideas para mis cursos y proyectos, las anoto juntos a mis dibujos o las expreso en forma de dibujos.

De ahí la importancia de tener un archivo ordenado por fecha y/o por tema, que me permita buscar fácilmente dentro de un período de tiempo específico o simplemente revisar por fecha todos mis dibujos de año pasado, para ver cómo fue evolucionado mi manera de dibujar y los temas recurrentes, entre otras cosas.

El atractivo que tenía Instagram, o cualquier otra red social de hecho, es que el espacio de alojamiento aparentemente es ilimitado y que no lo pago con dinero.

La manera en que Instagram te cobra el espacio que usas, es poniendo anuncios en tu línea de tiempo, cobrando los anuncios que tu quieras publicar, usando tu contenido para enganchar a otros usuarios en la red y para vender la red en sí a los anunciantes y posibles socios.

En el blog, el almacenamiento es limitado, y si quiero aumentar la capacidad de almacenamiento, debo pagar una cuota anual.

Lo cual, no es tan grave realmente, sobre todo pensando que ya me cansé de ser un producto más dentro de Instagram.

Sí, tú, yo y todas las personas que usamos Instagram o cualquier otra red social, somos el producto, la app de la red social no es el producto final, eres tú.

Somos nosotros quienes hacemos crecer a Instagram ( o Facebook o la red que sea) con el contenido que publicamos sin que nos den un centavo por ello, les estamos regalando, hasta cierto punto, nuestro tiempo, nuestra atención y nuestro talento, a cambio de likes, shares y un espacio para subir nuestras chácharas.

No digo que esté bien o que esté mal, sólo digo que a mí ya no me gusta el deal.

¿Quiere decir que voy a cerrar mis cuentas de redes sociales?
MMMMM…no, las voy a seguir usando para comunicarme con mis conocidos, sobre todo con las personas que conozco en otros lugares del mundo y las seguiré usando para correr la voz cuando tenga un libro nuevo, una edición limitada de prints o un taller nuevo.

Sólo no seguiré el juego de estar publicando de manera regular, para mantener el “engagement” con mi audiencia, porque no representa mayor beneficio para mí.

Los “likes”, a mí no me sirven de nada, los “shares” tampoco y mi plan no es ser un “infuencer” o “celebrity” en ninguna red social.

Así que si quieres ver mis dibujos, puedes visitar mi otro blog, con el archivo que acabo de empezar. 🙂

Gracias por leer.