Papá Satélite vs Papá Divorciado

Desde que me divorcié, cuando mi niño tenía 3 años aproximadamente, decidí usar la etiqueta de “papá satélite” para referirme a la relación que llevo con mi hijo y con su mamá, en vez de usar la etiqueta de “divorciado”.

Para mí, la etiqueta “divorciado” describe la situación con respecto a la ex esposa o ex esposo, en mi caso, no me interesaba, ni me interesa, describir mi situación actual usando un evento que sucedió y que ya terminó.

Por eso, decidí decir que soy Papá Satélite, porque me importa más describir y definir mi situación actual por la relación, vigente por cierto, que tengo con mi hijo. Y tampoco me interesa definir mi situación con respecto a al presencia o ausencia de una relación amorosa en mi vida.

Ahora, la parte más importante, la palabra “satélite”.

Un satélite natural, como nuestra luna, siempre está girando alrededor de su planeta, lo sigue a través de su movimiento en el cosmos, y a menos que pase algo muy fuerte, como un cataclismo cósmico, el satélite siempre va a girar alrededor de su planeta, hasta que la existencia de uno de los dos termine.

Y así es como me manejo con mi hijo, aunque no vivo con él en el mismo espacio físico, el 90% de mis decisiones giran en torno a mi relación con él y me voy a mantener cerca, girando a su alrededor hasta que la existencia de uno de los dos termine.

Dónde vivo lo determino por qué tan cerca o lejos estoy de él, la facilidad con la que puedo llegar a su casa y lo seguro que es el barrio donde vivo, porque finalmente, ahí va a pasar cierta parte de su vida conmigo, y cuenta.

La música que escucho, la elijo pensando en que va a influenciar el tipo de música que él elegirá en el futuro, así que evito cosas como el reggaetón, los narcocorridos, el trash metal, el death metal y cosas como esas.

Las series y películas que veo, las elijo pensando en que le pueda platicar de qué van esas historias y pensando que él pueda aprender algo útil de esas historias, no que aprenda embrollos amorosos, violencia en diferentes formas, chismes e intrigas, que es lo más común que se puede ver en las series promedio.

Mismo criterio con los amigos y amigas que frecuento, busco que sean personas que puedan aportar una linda semilla de conocimiento de vida y honestidad a la vida de mi hijo. Los amigos o amigas que son de dudosa calidad como persona, se quedan lejos, por más que tengan un espacio en mi corazón.

Y así, con las vacaciones, la ropa que uso, las palabras que elijo para explicarle algo, y las cosas que hacemos juntos.

Además de lo que ya mencioné, me mantengo cerca física y emocionalmente, sabe que si me llama por teléfono, le voy a responder, esté donde éste o quien esté, sabe que si me necesita ahí voy a estar con él tan pronto como me sea posible, sin excusas, sin pretextos.

Sí, ya puedo escuchar a varios papás diciendo: No hagas eso, debe de aprender que el mundo no gira a su alrededor.

Y sí, estoy de acuerdo, el mundo no gira a su alrededor, pero eso no quiere decir que no puede contar conmigo siempre que me necesite, si le enseñas a tu hija o hijo a discernir entre una cosa y otra, que tú te portes bien con ella o con él no lo va a hacer que piense que es el centro del mundo. El truco está, en enseñarle a discernir.

Regreso a mi tema, hago el esfuerzo de conocer a sus amigos, a las mamás y a los papás de sus amigos, de saber acerca de sus vecinos, de las personas que frecuentan su casa, quiero que sepa que soy como la luna, que orbito a su alrededor y aunque a veces no me vea.

Créeme, para un niño de 4 años eso es MEGA importante. Hoy que tiene 12, la estrategia es la misma, sólo con pequeñas adaptaciones de acuerdo a su edad.

Veo a mi hijo como una persona, con sus propias necesidades y gustos, que está de manera constante en mi vida, que opina y que puede pensar diferente a mí, no lo veo como una obligación que tengo cada 15 días o como alguien que me visita y ya, mucho menos lo veo como un recuerdo de una relación que ya terminó.

Ser papá satélite, ha sido una de las experiencias que más me ha hecho crecer como persona, obvio, mi background budista-taoísta ayuda mucho, pero creo que tú puedes adaptar estas ideas y hacer tu propia versión de mamá o papá satélite, y tal vez ya lo estés haciendo.

Si te gusta lo que escribo o te ha resultado útil, por favor considera invitarme un café (hacer una pequeña donación). Aquí está enlace, puedes usar tu TDC, tarjeta de débito o cuenta de Paypal.

Gracias por leer.

Juan.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s