No estás atorada o atorado donde estás ahora, a menos que tú decidas que así es.

Aplica de manera directa a los estados mentales y emocionales que todas y todos atravesamos a lo largo de nuestra vida.

Siempre está disponible para nosotros la opción de considerar un punto de vista diferente para trascender aquello que estamos enfrentando, de la misma manera que siempre está disponible la opción de redefinir (para nosotros) las circunstancias que tenemos a nuestro alrededor.

Se trata de recordar que nada en este mundo es permanente, mucho menos cuando estamos tratando con nuestros propios pensamientos y emociones.

Se trata también de decidir que eso que estás viviendo ahora, ya sea un enojo, una tristeza profunda, o frustración, no va a ser tu lugar común y que no te vas a instalar ahí por tiempo indefinido.

Puede que no te funcione al primer intento, pero después de 3 o 4 intentos, será mucho más sencillo lograr ese cambio en tu punto de vista.

Recuerda, tu mente, mi mente y la de todos los humanos, es como un músculo que puede ser entrenado, con la disciplina y las herramientas adecuadas puedes lograr resultados sorprendentes tal y como cuando una persona comienza a entrenar su cuerpo con diligencia y disciplina.

Muchas personas hacen «rolling eyes» cada vez que escuchan o leen la palabra disciplina, como si fuera una enfermedad horrible o un método de tortura, y puede sentirse así si tienes una mente floja y poco entrenada, pero si tienes la firme determinación de cambiar tu estado actual y te aplicas en ello, la disciplina deja de ser un problema.

También sé que muchas personas van a tomar esto como «pensamiento positivo» y a pensar que es inútil, la cosa es que no es pensamiento positivo, se trata más bien de usar a nuestro favor las enormes capacidades de la mente que todos tenemos y que regularmente funciona en piloto automático y hace lo que se le pega la gana.

Así que a entrenar la propia mente y no rendirse.

Piensa en ti como un boxeador que está teniendo sesiones de práctica de sparring con otro boxeador (la mente sin entrenar) que es mucho mejor que él, al inicio van a ser sesiones muy difíciles, pero con la práctica constante, el boxeador de nuestro ejemplo será cada vez mejor al enfrentarse al otro boxeador, incluso llegará el momento en que nuestro boxeador será un experto en el asunto.

Gracias por leer.

Si te gusta lo que escribo o te ha resultado útil, por favor considera invitarme un café (hacer una pequeña donación). Aquí está enlace, puedes usar tu TDC, tarjeta de débito o cuenta de Paypal.

Publicado por juan silva

Ilustrador, Director Creativo, Instructor en Linkedin Learning.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: