Todos estamos vendiendo algo

Hoy leí este post de Seth Godin y me dejó pensando en que todos, de una otra manera estamos “vendiendo” algo, pero más importante que eso, necesitamos saber comunicarnos bien y manejar el lenguaje.

¿Quieres que tus papás te dejen salir con tus amigos? Necesitas “venderles” la idea.

¿Quieres que la chica o chico que te gusta salga contigo? Vas a tener que “venderle” una idea.

¿Quieres tener un montón de likes en un post en tus redes sociales? Necesitas “venderla” bien con tu audiencia.

¿Quieres conseguir un socio para un proyecto? Que lo consigas dependerá de lo bien que “vendas” el asunto.

No hablo de sólo vender a cambio de una remuneración económica, me refiero a transmitir exitosamente una idea, tan exitosamente, que eche raíces y florezca en la mente del otro.

Y tampoco hablo de manipular a los demás (aunque a veces lo hagamos), hablo de tener una comunicación clara y exitosa en todas las interacciones de la vida.

Imagina que tus habilidades de comunicación te permiten comunicarte muy bien con todas las personas que te rodean, no digo que con todas te lleves muy bien, sino que con todas puedes comunicarte claramente y ellas contigo.

¡Uff! habría muy pocos malentendidos en tu vida, y los pocos que hubiera no serían catástrofes de serie gringa, además de que el estrés emocional que causan esos malentendidos tampoco estaría presente en tu vida y seguramente podrías tener acceso a más oportunidades.

No pienses sólo en oportunidades profesionales (no seas cuadrada o cuadrado), me refiero también a oportunidades de conocer mejor a las personas, de conocer personas nuevas, de conocerte mejor a ti, y sí claro, también oportunidades de más ligues y más diversión.

Suena bien ¿no crees?

Creo que desarrollar mejores habilidades de comunicación es algo que todas y todos deberíamos practicar desde pequeñitos en casa y nos ahorraríamos un montón de problemas.

Aunque, nunca es tarde para empezar, así que no importa qué edad tengas cuando leas esta entrada o en qué etapa de tu vida te encuentres, siempre puedes mejorar tus habilidades de comunicación, en cualquiera de sus formas.

Aquí van algunas sugerencias, tal vez te puedan ser útiles.

  1. Ten un blog, aunque sólo sea para ti, y escribe en él por lo menos 3 veces por semana. Puedes empezar escribiendo de lo que te guste y te apasione
  2. Lee mucho, no sólo libros, lee otros blogs, lee revistas, lee novelas gráficas, lee ficción, lee no ficción, lee investigaciones científicas
  3. Ojea el diccionario al azar, encuentra palabras nuevas y busca como usarlas en tu siguiente conversación

Pon a prueba estas sugerencias durante un par de meses y observa los resultados, lo peor que puede pasar es que escribas mejor y tengas un vocabulario más amplio.

Gracias por leer.

-Juan

Beneficios de llevar un diario de tus emociones y pensamientos.

Cuando escribes y/o dibujas lo que sientes y lo que piensas suceden varias cosas positivas en ti.

  1. Le das una forma específica, ya no es algo que está en tu mente y que cambia constantemente
  2. Le quitas gran parte del peso emocional que esa idea o sentimiento ejerce sobre ti
  3. Lo puedes ver “desde afuera”, pones un poco de distancia entre tú y eso que piensas o sientes y eso, te da perspectiva sobre el asunto
  4. Experimentas una liberación muy parecida a cuando le cuentas a alguien eso que has estado cargando o sintiendo, con la ventaja de que no dependes de que tu mejor amiga o amigo o tu psicólogo estén libres para escucharte

Para empezar a hacerlo no necesitas gran cosa, un cuaderno, el que sea, y un lápiz, pluma o plumón funcionan.

Tampoco necesitas dedicarle horas al asunto, la mínima dosis efectiva son 5 minutos al día.

Sólo escribe la fecha, y comienza a escribir lo que sientes en el momento de escribir o lo que esté cruzando por tu mente en ese momento.

Puedes dividir lo que escribas en “bullets” y ver si te es más sencillo así.

Si te gusta dibujar, puedes hacer un dibujo muy sencillo para ilustrar algo de lo que escribas.

Ahora, a parte de escribir y/o dibujar lo que sientes, puedes dibujar algo para cambiar tu estado de ánimo o por lo menos influir en tus emociones.

Aquí va una lista de sugerencias:

  1. Si estás enojad@, dibuja líneas.
  2. Si necesitas recargar tu energía dibuja paisajes
  3. Si estás triste dibuja uno o varios arcoiris
  4. Si quieres concentrarte en tus pensamientos dibuja con puntos
  5. Si necesitas organizar tus ideas dibuja cuadrados
  6. Si estás tens@ dibuja patrones diferentes
  7. Si quieres entender tus sentimientos dibuja un autoretrato
  8. Si necesitas encontrar una solución a algo dibuja olas o círculos
  9. Si quieres relajarte y apreciar todo más, dibuja flores
  10. Si no encuentras la salida de un problema dibuja caminos
  11. Si te sientes estancad@ dibuja espirales

Gracias por leer.

_Juan.

Tu dieta no es sólo lo que comes.

Es también lo que dejas entrar en tu mente.
Pon atención y haz una curaduría de las noticias que lees, de lo que consumes en redes sociales, de la música que escuchas y de la series y películas que ves.

Hay contenido que te puede estresar de manera innecesaria, por ejemplo puedes ser de las personas que si ve películas de terror por la noche, no puede dormir, así que evita ver esas películas antes de irte a la cama.

Sucede igual con las noticias, yo sé que es importante estar enterado de lo que acontece en el mundo, pero no tienes que exponerte diario a noticias amarillistas o pesimistas, puedes hacer una revisión semanal y buscar fuentes de información que tengan poco drama.

No se trata de cancelar el Netflix o de dejar de leer noticias, se trata de que tomes en cuenta tu bienestar a la hora de alimentar tu mente y tus emociones.

Mucho cuidado con las dosis, una pequeña dosis de chisme, noticias y drama puede ser muy útil para despejar tu mente y tener algo de variedad en el contenido que consumes, sólo asegúrate de que no sean horas y horas de chismes y drama, porque te aseguro que te van a afectar.

Recuerda que la mente subconsciente todo se lo toma como real y se lo toma como propio.

Esto quiere decir que cuando ves una película de terror tu cerebro cree que a ti te está persiguiendo el payaso malvado, y va a crear los químicos necesarios para que eso se sienta real, aunque tu mente consciente diga “esto sólo es una película”, tu cerebro ya hizo lo suyo.

Por eso nos dan miedo las películas de terror o nos emocionan otro tipo de contenidos, creemos, hasta cierto punto, que nosotros lo estamos viviendo.

Así que te sugiero hacer una lista de los contenidos que consumiste en los últimos 3 días y evalúes como te has sentido.

Si todo está bien, pregúntate: ¿qué contenido puedo agregar para que me sienta todavía mejor?

Y si no te has sentido del todo bien, si por ejemplo has estado más estresada o estresado, pregúntate ¿qué contenido me está generando estrés innecesario? Cuando lo localices, disminuye el tiempo que te das de ese contenido o sustitúyelo por otro más positivo para ti.

Gracias por leer.

Juan.