La mente, Reflexiones

Verdades vs Hipótesis

Cuando crees que algo es verdad, ya no lo cuestionas, lo pones en la caja de verdades dentro de tu cerebro y ahí se quedará, a menos que algo suceda en tu vida que te fuerce a cuestionar esa verdad.

El problema es que hay un montón de cosas que consideras como verdades, que son poco más que suposiciones personales o colectivas, y que rara vez llegas a cuestionar.

Por ejemplo: Estás pensando en invitar a salir a una chica o chico que te gusta y desistes porque crees que te va a decir que no. Eso no es verdad, es una hipótesis que vale la pena poner a prueba y someterla a análisis.

Otro ejemplo: Si dices groserías, dios te va a castigar, ¿ah sí? es una hipótesis digna de ponerse a prueba chingadamadre.

Un ejemplo más: Si le digo a Fulana o Fulano como me siento, seguramente me va a dejar. ¿Ah sí? Yo creo que es una excelente hipótesis que vale la pena poner a prueba y ver si la persona en cuestión no sabría manejar lo que le vas a decir.

Hay un montón de ideas que tomamos como verdades en piedra y no las cuestionamos, ideas tan simples y cotidianas como la manera de batir unos huevos revueltos o cómo preparar tu café hasta ideas más profundas que afectan nuestra vida personal y profesional.

Las verdades escritas en piedra, levantan muros dentro de tu mente y termina siendo una prisión, que limita tu crecimiento y desarrollo.

Cuando te manejas con hipótesis que pones a prueba, te estas dando mucho espacio para aprender, equivocarte, analizar y probar de nuevo, haciendo eso tu desarrollo se puede volver exponencial en muy poco tiempo.

Toma hoy mismo dos verdades que tengas en tu vida y ponlas a prueba como una hipótesis, ¿qué es lo peor que puede pasar?

Juan.

Estándar
La mente, Reflexiones

Pasos para cerrar un ciclo

Aplica para cuando terminas una relación de pareja, para cuando dejas un empleo, para cuando estás terminando un año y para todos los cierres de ciclo que puedas pensar o vivir.

Aquí van los pasos:

1. Entrénate para tener visión panorámica de las cosas, para ver el “Big Picture”, pero no dejes de ponerle atención a los detalles.

2.Agradece y Aprecia todo lo vivido. Claro, algunas cosas serán más difíciles de apreciar que otras, es parte del proceso. Habrá cosas que podrás apreciar por el aprendizaje que te dejaron, otras porque fueron el puente para conectarte con alguien o algo en tu vida.

3.Analiza todos los eventos, circunstancias, ideas, personas y objetos involucrados en el ciclo que estás cerrando. Pregúntate ¿Qué puedo aprender de esto (objeto, persona, experiencia, circunstancia)? y aplica -ASAP- en algún aspecto de tu vida personal o profesional eso que aprendiste, o mejor aún, aplícalo en ambas.

4.Repite el ciclo las veces que sea necesario.

Pon a prueba el pequeño método y hazle las modificaciones que creas necesarias para que te funcione mejor.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar
Reflexiones

Aguas con el ego.

El ego es una parte de nuestra mente, no se trata de eliminarla, tiene sus funciones: es la parte de tu mente que se encarga de recordar tu nip de la tarjeta, tu domicilio, tu saldo en el banco, tu banda favorita y un montón de cosas que le dan continuidad a la experiencia del yo, que es siempre cambiante.

El yo y el ego son un proceso en constante cambio, no son algo que existe de manera fija o por su cuenta, son actividades mentales.

Para que esas actividades mentales tengan coherencia en el mundo, el cerebro crea la ilusión de un yo permanente que en realidad no existe.

Una vez entendido eso, vamos a otra idea importante:

Cuando mantienes al ego haciendo las funciones que le corresponden, y no te lo llevas a las demás actividades o esferas de tu vida, todo funciona mejor, no le añades estrés extra a las cosas y puedes manejarte mejor, en tus relaciones y en todas tus interacciones.

Cuando eso no pasa y sí te llevas el ego a otras áreas de tu vida las cosas se complican de manera innecesaria y el estrés aumenta.

¿Cómo saber que estás llevando tu ego a donde no le corresponde?

¿O cómo saber que estás actuando desde tu ego?

  1. Todo te lo tomas personal
  2. Lo más importante eres tú, tus necesidades, tu tiempo, tu punto de vista
  3. Cuando las cosas no salen como tú esperas o quieres, de inmediato te enojas o te estresas mucho
  4. Juzgas a los demás de acuerdo a tus propias ideas y los etiquetas como esto o lo otro, en un intento de definirlos
  5. Tu partido político, equipo deportivo favorito, signo zodiacal o cualquier cosa por el estilo, es “el mejor”
  6. Piensas que todas y todos deben de pensar y actuar como lo haces tú

Para dejar de usar al ego en circunstancias que no le corresponden, simplemente haces lo inverso de la lista anterior:

  1. No te tomes nada personal, y cuando algo lo sea, resuélvelo sin darle demasiada importancia a lo personal del asunto
  2. Todos somos igual de importantes, las necesidades, tiempo y punto de vista de los demás son exactamente igual de importantes que los tuyos
  3. Cuando las cosas no salgan como tú esperas, procura no enojarte, no estresarte de más, mejor analiza la situación, aprende de ella y resuelve el asunto con la mejor de las actitudes
  4. No juzgues a nadie, es una pérdida de tiempo, no trates de definir a nadie, porque las personas cambian, en vez de etiquetar a las personas, etiqueta sus acciones, para eso deberás poner atención a lo que hacen y no sólo a lo que dicen
  5. Tu partido político, equipo deportivo favorito o signo zodiacal, no es el mejor, sólo es que te gusta a ti
  6. La única persona que piensa como tú eres tú, cada quien es libre de pensar y actuar como mejor le plazca, por mucho que lo desees, tú no tienes el poder de cambiar a nadie

¿Qué beneficios tiene eso?

Vas a desarrollar una mente más abierta, capaz de comprender mejor y tener más empatía.

Vas a poder negociar mejor con las demás personas, llegarás a acuerdos más fácilmente.

Vas a trata a los demás con respeto e igualdad, y eso hará que convivir contigo sea una buena experiencia, las personas querrán repetir.

Evitarás fricciones innecesarias.

Dejarás de desperdiciar energía y tiempo en enojarte o estresarte de más, y vas a usar esa energía en aprender y tomar acción correcta.

Entenderás mejor a las personas y te liberarás del estrés y la frustración de desear que hagan las cosas como las harías tú.

Obvio todo eso requiere algo de práctica y disciplina, pero es totalmente asequible.

Trabaja en ello sólo 3 meses de tu vida y notarás una gran diferencia para bien.

Gracias por leer.

-Juan

Estándar
Reflexiones

Idea millonaria

Comparado con llevarlo a cabo, tener una “idea millonaria” es bastante fácil.

Hoy en día, muchas personas tienen ideas muy buenas en todas las categorías que puedas pensar: videojuegos, apps, recetas de cocina, rutinas de fitness, etc.

Algunas personas presumen sus “ideas millonarias” en sus redes sociales y con sus conocidos en el mundo físico, pero no las llevan a cabo. Tal vez esperan que alguien más lo haga y les pague por su “idea millonaria”.

Otras personas guardan celosamente su “idea millonaria”, para que nadie se la robe, no la llevan a cabo, sólo la guardan.

En ambos casos, las personas perdieron de vista lo más importante, lo más importante es la ejecución, materializar la idea, no la idea en sí.

Y eso aplica para todo en la vida:

¿Tienes una gran idea de cómo ser una mamá o papá ejemplar y además pasártela bomba haciéndolo? Muy bien, hazlo, no guardes la idea, ni la presumas nada más. Hay que tomar acción.

¿Tienes una gran idea de cómo hacer mejor las cosas en tu empresa? Toma acción.

¿Tienes una gran idea para estudiar mejor y aprender más rápido? Muy bien, aplícala.

¿Tienes una maravillosa idea de cómo ser mejor persona y tener una práctica espiritual que te haga crecer? Muy bien, no platiques la idea, vívela.

Eso es lo que hace la diferencia.

Ideas + Acciones.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar
Reflexiones

Decir

¿Qué estás esperando para decirlo?

La vida es muy, muy breve como para quedarte con cosas guardadas.

Ninguno de nosotros sabe exactamente cuánto durará su viaje en la Tierra, podría terminar mañana, podría terminar hoy mismo o dentro 20 años.

Por eso creo que es mejor siempre decir lo que sentimos.

Al principio puede ser difícil si no estás acostumbrada o acostumbrado a ello, en ocasiones no recibirás la respuesta que estás esperando, pero entre más veces digas lo que sientes, serás mejor en ello y manejarás mejor las respuestas de las otras personas.

Empieza hoy mismo. Yo ya lo estoy haciendo.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar
Reflexiones

Responsables.

…y de dejar a los demás tomar el suyo.

No importa si eres padre, madre, hijo, jefe o subordinado, realmente sólo puedes hacerte 100% responsable del camino que elegiste para ti.

Y ese camino que elijas, cruzará con el camino de otras personas y dejará su pequeña huella en ellas, así como el camino de otras personas deja huella en ti.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar
Reflexiones

Nunca des por sentado nada, aprécialo todo

Hace poco más de un mes, me operaron para quitarme la vesícula biliar.

Y hasta hace unos días pude entrenar un poco de boxeo, al 50% de mi capacidad y velocidad normales, para no estropear mi recuperación.

Después de varias semanas de no moverme mucho, mi entrenamiento “me supo a gloria”, lo mismo que poder moverme con relativa agilidad dentro de mi casa.

¡Uff! ¡Qué deliciosa sensación!

Poder entrenar un poco de nuevo me hizo pensar que hay muchas cosas en mi vida que veo como normales o habituales y que realmente son una gran bendición.

Cosas que tal vez para otras personas parezcan pequeñas u obvias, hoy para mí no lo son.

Por ejemplo, tengo la fortuna de poder levantarme y entrenar boxeo en mi casa, tengo un espacio libre para hacerlo, sé cómo hacerlo sin lastimarme, mi cuerpo está reaccionando bien a la recuperación y me puedo mover bastante bien…

..¿Cuántas personas quisieran hacer algo así y por una u otra razón no pueden? Obviamente la respuesta es: muchas, muchas personas alrededor del mundo. Puede sonarte a cliché, pero en este momento a mí no me suena así.

Después de esa reflexión, tengo la firme intención de no volver a tomar nada por sentado, no dejar que nada se convierta en “parte del paisaje”.

El primer paso es agradecer todo lo que está en mi vida ahora, se trata de tener un profundo sentimiento de gratitud por las personas, circunstancias, objetos, experiencias, animales, plantas y demás seres que forman o han formado parte te de mi camino en la tierra.

Cuando lo pienso así, se me enchina la piel, no puedo evitar sonreír, me siento muy afortunado y bendecido, y todas las quejas que estaban guardadas en el cajón desaparecen, mis miedos se hacen chiquitos y la vida, se transforma en algo maravilloso (que siempre lo es, sólo que a veces no lo vemos).

El segundo paso es poner el doble de atención plena a cada momento, recordando que cada momento es único e irrepetible, que cada ser vivo es una hermosa expresión de la consciencia universal, de la fuente o del Tao como le decimos en el Taoísmo, o de Abbá como le dice un querido amigo, y que mi propia vida es una suceso cósmico maravilloso, que no se va repetir jamás, es como una película creada específicamente para mí, que dirijo yo y que protagonizo yo, en el escenario del gran universo infinito, en profunda conexión y armonía con todo lo que existe.

Sí…es mucho para recordar, pero tengo mis mañas y sé que puedo hacerlo.

Sentarme a meditar en Zazen ayuda mucho, practicar kickboxing meditando o “Fighting Meditation” también es una excelente herramienta.

Pero las dos herramientas más útiles y poderosas que usaré en esta meta, son abrir el corazón y sonreír, todos los días. Al principio será unas horas y seguro lo olvidaré, pero después de algo de práctica, así serán el total de las horas de cada día. 😀

Quiero cerrar esta entrada, agradeciéndote de todo corazón que estés leyendo esto y que hayamos coincidido en el espacio-tiempo, aquí y ahora.

Y deseo, que no des nada por sentado, que agradezcas todo profundamente y que lo disfrutes todo, que vivas una vida hermosa.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar