Negro sobre blanco.

Dibujar usando blanco sobre negro, me resulta refrescante y me hace abordar lo que dibujo desde otro punto de vista

Puedes hacerlo en un cuaderno o con el software de dibujo que ya utilices.

Para hacerlo de forma análoga, solamente necesitas un pedazo de papel negro, puede ser cartulina u otro papel, sólo asegúrate de que no sea satinado.

Para dibujar yo uso corrector blanco con aplicador de pincel y un corrector con aplicador de pluma.

A veces empiezo a pintar directamente con el pincel o la pluma y dejo fluir la creatividad, por supuesto, que a veces el resultado me gusta y otras muchas no.

Si lo prefieres, puedes primero trazar lo que vas a dibujar con un lápiz común y corriente (a veces también lo hago, cuando quiero un resultado muy específico), una vez que está listo tu dibujo a lápiz o una versión simple él, puedes comenzar a pintar con el corrector.

Para el dibujo de la primer foto de esta entrada no usé trazo a lápiz, y me gustó mucho el resultado. Pero, si hubiera querido controlar mejor la forma y la inclinación de las flores, hubiera usado un boceto a lápiz previo.

Otro dibujo sin hacer boceto a lápiz.

Puedes también usar papel color azul marino.

Gracias por leer.

Si te gusta lo que escribo o te ha resultado útil, por favor considera invitarme un café (hacer una pequeña donación). Aquí está enlace, puedes usar tu TDC, tarjeta de débito o cuenta de Paypal.

Enamórate de tu vida, todos los días

Cuando estás enamorada o enamorado de un proyecto, haces todo lo que está en tus manos para que ese proyecto llegue a buen término, pones atención a todos los detalles, le das seguimiento constante al progreso del proyecto y disfrutas cada segundo que inviertes en él. ¿Te ha pasado? Es una sensación muy rica.

Bueno pues yo creo que esa misma actitud deberíamos de tener todos y cada uno de nosotros con nuestra vida.

No sólo en la parte profesional o familiar, sino en tooodas las esferas que componen tu vida y la mía.

Me refiero a poner todo mucho cariño, esfuerzo, atención, tiempo y energía a los aspectos fundamentales de una vida consciente y feliz.

Asuntos como:

Seleccionar cuidadosamente los pensamientos que dejamos florecer.

Elegir conscientemente las emociones que queremos experimentar, sumadas a las que experimentaremos en automático.

Seleccionar con amor y cuidado el contenido que leemos, vemos y escuchamos y seleccionar también las conversaciones y personas con las que nos involucramos.

Darle ejercicio y descanso a nuestro cuerpo físico en armonía y en cantidades suficientes.

Darle todos los días, momentos de silencio completo a nuestra mente, sí, eso quiere decir nada de teléfono, nada de redes sociales y nada música ni charlas por cierto tiempo al día.

Seleccionar y aprender las habilidades que necesitas para moverte en este mundo y florecer, sólo este bullet puede ser tarea de varios años.
Me refiero a habilidades como disciplina emocional, dureza mental, empezar una conversación desde cero, hacer preguntas, buscar respuestas, cuestionar esas respuestas, hacer cero dramas, tener ecuanimidad, aprender a negociar y aprender a ser buen líder y buen jugador en equipo…para empezar.

Tal vez piensas que para enamorarte de tu vida tendrías que tener una vida perfecta, llena de glamour, lujos, mucho dinero y muchas emociones.

O tal vez crees que para enamorarte de tu vida debes de ser una excelente persona, onda el Buda o Jesús de Nazareth, pero no, para enamorarte de tu vida no necesitas nada de eso.

Para enamorarte de tu vida, necesitas recordar que:

Esa vida que tienes, como quiera que sea, es toda tuya, de nadie más.

Tú, y nadie más que tú, tienes el poder para hacer de tu vida una maravillosa aventura, un viaje gris y aburrido o una historia de drama.

Esa vida que tienes ahora, tiene fecha de caducidad y no sabes cuál es.

Y finalmente, no importa cuáles sean tus circunstancias, siempre puedes elegir qué pensar, haciendo eso puedes elegir qué sentir y con esas dos habilidades creas tu vida, momento a momento.

Suena a que es mucho por hacer, pero no tienes que hacerlo todo en un día.

Gracias por leer.

Si te gusta lo que escribo o te ha resultado útil, por favor considera invitarme un café (hacer una pequeña donación). Aquí está enlace, puedes usar tu TDC, tarjeta de débito o cuenta de Paypal.

Todos estamos rotos

Todos estamos rotos de alguna manera, y eso no está bien, tampoco está mal.

Somos como una taza que varias veces se te ha resbalado de las manos cuando la lavas y ahora tiene varias grietas visibles, sigue de una pieza, pero podemos ver las grietas.

Esas “grietas” no nos definen, y de cierta manera no son tan importantes.

Lo que sí es muy importante es como integramos esa grieta o grietas en nuestro todo y seguimos adelante, sonriendo desde el corazón y con la frente en alto.

-Juan.

Manual de papá

Hace como 4 años compré una pequeña libreta Moleskine roja, fue un esfuerzo de cierta importancia porque no son nada baratas a mi parecer, y en ese momento estaba un poco apretado de plata.

Pero lo verdaderamente importante no es el precio, si no el objetivo: hacer una lista de habilidades para enseñarle a mi hijo, habilidades puntuales para navegar en el mundo como lo conozco y tratando de anticiparme al mundo que él podría vivir. Además de ser una lista pensada para acompañarme por varios años, en formato análogo y con espacio para las estrategias que usaré para enseñarle esas habilidades; de ahí la elección de usar Moleskine y no una lista digital. Una libreta Leuchtturm 1917 hubiera funcionado muy bien, pero no encontré en ese momento.

Ahora que lo pienso, debí usar un lápiz para escribir la lista, si se llegara a mojar, el grafito no se corre como la tinta.

Ayer me senté a revisar la lista para actualizarla y adaptarla al mundo COVID y al mundo POST COVID, cuando sea que este llegue. Una labor bastante interesante, que por supuesto no he terminado.

Revisar la lista me hizo valorar aún más el hábito de tomar notas de todo lo que me interesa o considero importante. Esa pequeña libreta ha viajado conmigo de camping, me ha acompañado en varias mudanzas y espero me siga acompañando el tiempo que sea necesario para enseñarle a mi hijo las habilidades que hay en ella.

Desde el punto de vista de la crianza, tener una lista así tiene varios aspectos positivos para mí:

  1. Me da un panorama amplio del desarrollo de mi hijo, me hace ver el BIG PICTURE
  2. Me permite elegir qué habilidades dejaré en manos de un “outsourcing” y en qué habilidades me enfocaré yo
  3. Puedo elegir el momento que considere más apropiado para abordar una o varias habilidades, sin tener que guiarme por un programa o esperar a que la necesidad de esa habilidad sea inminente

Me siento muy satisfecho y contento de tener esta lista, para nada creo que se una herramienta que todos los papás o mamás deban usar, sólo sé que para mí es súper útil.

Si tienes hijas o hijos me encantaría saber si tienes una lista como esta y cómo ha sido tu experiencia usándola.

Gracias por leer.

-Juan.

Como l@s niñ@s

Cuando somos niñas y niños nos es muy natural enfrentar los problemas del día a día usando nuestros mundos de fantasía. Como ver a tus maestros de la escuela como Magos o Hechiceros que hacen tu jornada más llevadera o más complicada o ver tus tareas como algo digno del carácter de Batman, Superman o Bruce Lee.

Creo que es una habilidad poderosísima y muy valiosa.

Una habilidad que muy pocos adultos conservan. Yo casi pierdo la mía, espero que tú conserves la tuya y no dejes que caiga en estado de coma.

Mente positiva vs mente negativa

Tener una mente positiva no se trata de tener una mente ingenua, tampoco se trata de negar los problemas, se trata de ver cómo obtener un beneficio de todo lo que te sucede.

Lo beneficios no sólo son cosas tangibles o medibles con un excel, también pueden ser habilidades nuevas, una nueva perspectiva, mejor disciplina emocional, más dureza mental.

Cultiva una mente positiva.

Imaginar te puede ayudar a mejorar tu día

Tu cerebro crea imágenes todo el tiempo, algunas las crea en automático y otras las crea cuando tú se las pides, y siempre, siempre, va a tener una reacción a todas las imágenes que crea.

Cada reacción es bioquímica, emocional y energética, al mismo tiempo.

Eso se traduce en que cada imagen que tu cerebro crea y percibe modifica tu estado emocional, tu estado físico, la energía y el tipo de energía que tienes disponible, en un momento determinado.

Regularmente no tenemos control de las imágenes que surgen en la pantalla de la mente, y algunas nos causan estrés o ansiedad, otras nos causan frustración o miedo y otras nos hacen sentir bien.

Como no tenemos control al 100% de lo que surge en la pantalla de nuestra mente, es muy útil, darnos unos minutos para crear una o varias imágenes mentales que nos hagan sentir bien, que nos ayuden a sentirnos relajados, libres o en paz, para así darnos un descanso del estrés diario, de los pendientes, de la rutina y del constante ir y venir de pensamientos.

¿Cuánto tiempo necesito?

De 5 a 15 minutos es suficiente.

Aquí puedes escuchar la meditación guiada para hacerlo.

Últimos pedacitos de contenido:

Una postal muy interesante del Tate Museum (lee el caption de la imagen).

Una pared de escalada afuera de un edificio de departamentos.

Una preciosa ilustración celebrando la arquitectura del Museo Guggenheim de Nueva York.

Gracias por leer.

-Juan.

5 minutos

Si estas teniendo un día difícil, date 5 minutos para dibujar algo, cualquier cosa.


Dibuja despacio cada línea y cada punto, concéntrate en sentir y disfrutar cada trazo.


No te preocupes por el resultado, ocúpate de estar 100% presente en el acto de dibujar y disfrútalo, es un regalo que te estás dando.


La segunda foto es de un dibujo que hice en 3 diferentes breaks de 5 minutos para dibujar. 🙂

Propósitos

Estamos de nuevo en Enero, es un nuevo comienzo en muchos sentidos y es muy común hacer propósitos para este nuevo año.

La mayoría de las personas no cumplen sus propósitos de año nuevo, y de hecho, para la segunda semana de Febrero esos propósitos ya se desvanecieron en el éter.

¿Por qué pasa esto?

Por que no están tratando sus propósitos como metas.

Para que los propósitos de año nuevo se conviertan en metas, necesitas dejar de pensar en términos de “Este año sí haré ejercicio” o “Este año sí me pongo a dieta” o “Quiero ser más paciente” o “Quiero meditar más”. Coloca aquí cualquier otro propósito de año nuevo, propio o ajeno que sabes que no se ha cumplido.

Necesitas pensar de manera muy específica en cómo se ve tu meta ya materializada en tu vida. Con pelos y señales.

Y necesitas crear una imagen mental, muy detallada de esa meta ya materializada.

Sin esa imagen sólo tendrás buenas intenciones y tus hábitos actuales le pasarán por encima a esas intenciones.

¿Quieres retomar el ejercicio o comenzar a hacer ejercicio? Haz una imagen mental muy clara de ello: Visualízate haciendo ejercicio, el que tú quieras, ten claro en tu visualización cuánto tiempo dedicarás a ello y visualízate entrenando y disfrutándolo.

Aplica para cualquier meta que tengas. ¿Quieres ser más paciente? Pregúntate ¿cómo se vería esa versión de mí? ¿Cómo hablaría? ¿Cómo respondería a las dificultades de la vida diaria? Y crea una imagen mental de tu respuesta.

Ya que tengas tu imagen clara, repásala mentalmente varias veces al día, si te puedes sentar a meditar unos minutos y después repasar tu imagen mental, mucho mejor.

Al hacerlo le estas diciendo a tu mente subconsciente que quieres dirigir tus decisiones y comportamiento hacia esa meta, es decir, le estás pidiendo a tu cerebro que asigne tiempo, energía y pensamiento a materializar esa imagen. Recuerda que el subconsciente aprende por repetición.

Obviamente, a al par de la imagen mental de tu meta y del repaso diario, necesitas un plan y tomar acción, no te puedes sentar a esperar un milagro del Universo, porque no va a pasar.

El Universo sí conspira para ayudarte, pero primero tienes que hacer el trabajo de mover tu trasero hacia tu meta.

Gracias por leer.

-Juan