Reflexiones, Soliloquios

Realmente Vivir.

Si aprendes a encontrar felicidad en la lluvia, en la tormenta, en el amanecer, en el atardecer, en ver una estrella en el cielo, en ver una flor o en oler su aroma, en escuchar una linda canción, en sentarte en silencio, en leer un buen libro, en tener comida en el tu alacena, en despertar un día más, en respirar, en andar en bici, en salir a caminar y en otras tantas cosas, sencillas, simples y que tal vez consideres parte del paisaje, entonces, habrás comenzado a dominar el arte de ser feliz por decisión y habrás comenzado realmente a vivir.

Estándar
Soliloquios

Dibujar puede servir como terapia.

Dibujar, sin darle demasiada importancia al resultado final, tiene mucho valor terapéutico y es una excelente herramienta de liberación emocional.

Aquí van algunos de los beneficios que dibujar tiene y que he experimentado en conmigo y con muchos de mis clientes cuando daba sesiones de coaching.

  1. Exploras tu creatividad libremente
  2. Te desconectas de tu rutina mientras dibujas
  3. Usas redes neuronales diferentes a las que usas para tus tareas diarias
  4. Mejora tu capacidad de observación
  5. Estimulas tu capacidad de pensar visualmente
  6. Mejora tu capacidad para resolver problemas

Por eso, te recomiendo que dediques unos 30 minutos al día a dibujar algo, lo que sea, sólo no juzgues tu dibujo, ni lo compares con los dibujos de alguien mejor que tú, no estás dibujando para hacer un “buen dibujo” en el sentido estético (que es totalmente subjetivo) estás dibujando para ejercitar tu creatividad, para relajar tu mente y liberar emociones.

La idea es que puedas pasar suavemente de las actividades que tradicionalmente identificamos del hemisferio izquierdo, a las actividades el hemisferio derecho.

Aquí puedes leer un análisis que hace otro dibujante profesional, sobre los beneficios de dibujar.

Ahora, se pone mejor.

Si combinas 30 minutos de dibujo libre con unos 10 minutos de meditación, los beneficios aumentan exponencialmente y gozarás de una mejor salud emocional.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar
Soliloquios

Solución inmediata.

Los remedios mágicos y las soluciones inmediatas abundan hoy en día, el mejor ejemplo son la gran cantidad de aplicaciones móviles que hay en el mercado hoy en día para pedir comida o cualquier otra cosa con tan sólo unos clics.

Los humanos tenemos dentro de nosotros un sistema para buscar gratificación inmediata de manera inconsciente y compulsiva, por eso el éxito de los remedios mágicos, de las apps y de las terapias que te hacen sentir bien de manera inmediata, aunque no arregles el origen de tu problema.

En mi experiencia, he notado que cualquier cosa, que implique esfuerzo y algo de incomodidad, como levantarte temprano para ir al gimnasio, será menos popular que las soluciones mágicas, por lo menos entre la mayoría de las personas.

Desde mi experiencia, si quieres un verdadero cambio en tu mente, en tu cuerpo, en tus emociones o en tus hábitos, vas a necesitar poner esfuerzo, tiempo, energía y atravesar momentos de incomodidad, pero justo ese proceso es el que pavimenta el camino hacia una mejor versión de ti.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar
Soliloquios

No necesitamos.

Más aplicaciones para meditar.

No necesitamos más métodos mágicos para perder peso.

No necesitamos más soluciones mágicas para superar nuestros problemas.

Tampoco necesitamos más información diluida en formatos mega cortos para que la gente la consuma.

La gente necesita sentarse a meditar 20 minutos, hacer las paces con su mente y dejar de evadir sus problemas.

Necesita también hacerse consciente de que está comiendo alimentos mega procesados (que no nutren el cuerpo) para modular sus emociones y no para nutrirse.

Necesitamos personas que soporten la incomodidad de esforzarse diario para arreglar sus problemas y cambiar sus hábitos, atraviesen esa incomodidad y lleguen al otro lado más fuertes, más sabias, más amorosas y más compasivas.

Tampoco necesitamos información diluida estilo meme, necesitamos más personas dispuestas a leer, reflexionar, cuestionar y aplicar la información que reciben aunque no esté en un formato ideal para redes sociales y generar “engagement”.

Y todo eso que acabo de mencionar, contribuye a crear la dureza mental y determinación para hacer cambios reales y positivos en el mundo.

Pero a muy pocos les importa hacer eso por que no es cool, no te da más followers, no paga la peda, no atrae chicas o chicos y no te hace pertenecer a la tribu que tienes a la mano (aunque sólo sirva para beber y decir pendejadas).

En fin, lamentablemente los humanos tenemos un largo historial de no hacer lo que necesitamos y hacer lo que es más fácil o lo que es una mejor decisión de negocio.

-Juan.

Estándar
Soliloquios

Monje Zen.

Me encontré este mini documental sobre un hombre que era US Marine (una unidad del ejército de Estados Unidos) y en un momento decisivo de su vida, decidió convertirse en monje zen, que además vive con su familia.

Me gustó mucho su historia y me gustó mucho el ritmo visual que tiene el video.

Además me dió mucha inspiración y energía extra para continuar como practicante de Budismo Zen.

Aquí está el documental, espero lo disfrutes.

-J.

Estándar
Soliloquios

Una cuenta interesante.

Hace un par de semanas asistí a una clase de meditación en el Centro Budista de la Ciudad de México en Coyoacán y una de las técnicas que practicamos fue Meditación con Mantras.

Cantamos el mantra de Tara Verde 108 veces.

Al terminar la sesión, ya que iba camino a casa en mi bicicleta, recordé lo que representa el número 108 para algunas tradiciones de Budismo.

Es un juego matemático muy interesante, te invito a hacerlo conmigo.

Saca tu teléfono y abre la calculadora o consigue una calculadora.

Aquí vamos.

Los humanos percibimos el mundo, sus fenómenos y eventos en 3 tiempos: Presente, Pasado y Futuro.

Nuestras percepciones pueden ser agradables, desagradables o neutras. Otro número 3.

3 x 3=9. Mantén ese 9 a la mano.

Para percibir, usamos nuestros 5 sentidos y la mente, que sumados nos dan 6.

9 x 6=54. Mantén ese 54 a la mano.

Todo lo experimentamos a través de nuestro lado femenino y nuestro lado masculino al mismo tiempo, 2 lados de la misma moneda.

54 x 2= 108.

Entonces, tenemos 108 permutaciones para percibir el mundo y los mantas se cantan 108 veces, para depositar la energía y la intención del mantra en cada una de las permutaciones de consciencia que están a nuestro alcance.

Gracias por leer.

-J.

Estándar