Realmente Vivir.

Si aprendes a encontrar felicidad en la lluvia, en la tormenta, en el amanecer, en el atardecer, en ver una estrella en el cielo, en ver una flor o en oler su aroma, en escuchar una linda canción, en sentarte en silencio, en leer un buen libro, en tener comida en el tu alacena, en despertar un día más, en respirar, en andar en bici, en salir a caminar y en otras tantas cosas, sencillas, simples y que tal vez consideres parte del paisaje, entonces, habrás comenzado a dominar el arte de ser feliz por decisión y habrás comenzado realmente a vivir.

Dibujar puede servir como terapia.

Dibujar, sin darle demasiada importancia al resultado final, tiene mucho valor terapéutico y es una excelente herramienta de liberación emocional.

Aquí van algunos de los beneficios que dibujar tiene y que he experimentado en conmigo y con muchos de mis clientes cuando daba sesiones de coaching.

  1. Exploras tu creatividad libremente
  2. Te desconectas de tu rutina mientras dibujas
  3. Usas redes neuronales diferentes a las que usas para tus tareas diarias
  4. Mejora tu capacidad de observación
  5. Estimulas tu capacidad de pensar visualmente
  6. Mejora tu capacidad para resolver problemas

Por eso, te recomiendo que dediques unos 30 minutos al día a dibujar algo, lo que sea, sólo no juzgues tu dibujo, ni lo compares con los dibujos de alguien mejor que tú, no estás dibujando para hacer un “buen dibujo” en el sentido estético (que es totalmente subjetivo) estás dibujando para ejercitar tu creatividad, para relajar tu mente y liberar emociones.

La idea es que puedas pasar suavemente de las actividades que tradicionalmente identificamos del hemisferio izquierdo, a las actividades el hemisferio derecho.

Aquí puedes leer un análisis que hace otro dibujante profesional, sobre los beneficios de dibujar.

Ahora, se pone mejor.

Si combinas 30 minutos de dibujo libre con unos 10 minutos de meditación, los beneficios aumentan exponencialmente y gozarás de una mejor salud emocional.

Gracias por leer.

Juan.

Solución inmediata.

Los remedios mágicos y las soluciones inmediatas abundan hoy en día, el mejor ejemplo son la gran cantidad de aplicaciones móviles que hay en el mercado hoy en día para pedir comida o cualquier otra cosa con tan sólo unos clics.

Los humanos tenemos dentro de nosotros un sistema para buscar gratificación inmediata de manera inconsciente y compulsiva, por eso el éxito de los remedios mágicos, de las apps y de las terapias que te hacen sentir bien de manera inmediata, aunque no arregles el origen de tu problema.

En mi experiencia, he notado que cualquier cosa, que implique esfuerzo y algo de incomodidad, como levantarte temprano para ir al gimnasio, será menos popular que las soluciones mágicas, por lo menos entre la mayoría de las personas.

Desde mi experiencia, si quieres un verdadero cambio en tu mente, en tu cuerpo, en tus emociones o en tus hábitos, vas a necesitar poner esfuerzo, tiempo, energía y atravesar momentos de incomodidad, pero justo ese proceso es el que pavimenta el camino hacia una mejor versión de ti.

Gracias por leer.

Juan.