Todo lo que piensas tiene un efecto físico, emocional y energético en ti.

Lo que piensas, en palabras o en imágenes, es energía, son impulsos eléctricos dentro de tu cerebro.

Cuando piensas algo durante cierto tiempo, tu cerebro crea un juego de químicos para que eso que llevas un rato pensando se sienta como real y eso detona una o varias sensaciones y emociones.

Esas emociones y sensaciones a su vez van a afectar lo que piensas, es decir parte de tu energía, vas a pensar con mayor intensidad eso que ya estabas pensando y ¡Voilá! Tenemos un círculo vicioso o virtuoso, muy poderoso.

En este punto podrías decir “Ok, sí, suena interesante ¿Y eso cómo se manifiesta en mi vida?

Muy bien, por si todavía no has atado los cabos (es tan obvio, que al inicio a muchos, se nos escapa) vamos a reflexionar juntos.

Lee con cuidado la primera línea y los dos primeros párrafos de este texto, ¿Ya los leíste?Muy bien, ahora reflexiona unos momentos sobre esas ideas y después acompáñame a explorar dos conclusiones:

La primera es que si quieres sentirte de x manera, debes de pensar de x manera para que tu cerebro pueda detonar los neurotransmisores para x, y entonces x se sienta real en tu cuerpo.

La segunda es que si quieres pensar de la manera z, entonces, necesitas sentirte de la manera z, para que tu cerebro pueda crear los pensamientos z a partir de los neurotransmisores z.

Dicho de otra manera, si te quieres sentir libre o en calma, debes de mantener pensamientos y diálogo interno que te mantengan en calma y te ayuden a sentirte libre.

Lo mismo aplica para sentirse bien en general, ser más paciente, o más amable o más amorosa o más amoroso.

Funciona también cuando tienes un rasgo muy específico en tu carácter que quieres modificar, por ejemplo vamos a pensar que alguien en tu vida, quien sea, dice x cosa, puede ser una opinión o un juicio, y cada que lo dice, tú te enojas.

Bueno, pues puedes hacer ensayo mental de la escena, cambiando tu reacción, en vez de enojarte, le sonríes y no le das importancia, te aseguro que después de unas 10 veces de hacer el ensayo mental te será más sencillo no enojarte y no engancharte con el asunto.

Pero eso lo platicaremos a fondo en otra oportunidad.

De momento quédate con esta idea: lo que piensas, crea un efecto químico, en tu cuerpo físico, altera tu realidad física de acuerdo a lo que estás viendo en tu mente y entrena a tu cerebro para que vea o piense en esas imágenes en automático y más a menudo.

Así que te propongo pruebes esto por un par de semanas:

Justo después de levantarte y lavarte los dientes, pregúntate ¿qué es lo quiero sentir al inicio de mi día? Una vez que te respondas, dedica 5 minutos a crear los pensamientos que te harán sentir de esa manera.

Por ejemplo, respondes que hoy te quieres sentir agradecida o agradecido, bueno pues dedica 5 minutos a pensar sobre la gratitud y a agradecer lo que tienes.

Otro ejemplo, respondes que hoy quieres sentir paciencia y calma, muy bien, dedica 5 minutos a pensar con cosas que te den calma y a pensar en cómo mantener esa calma a lo largo de tu día, un buen ejercicio es pensar que el universo es tan grande y diverso, que en ese “big picture” tus problemas humanos no son tan grandes, sobretodo si piensas que tú eres el Universo también.

Gracias por leer.

-Juan.

Tu mente subconsciente, siempre se la cree

Primero lee cuidadosamente el texto que acompaña las imágenes y observa las imágenes.

Ok, ya puedes continuar.

El 99% de tus decisiones y acciones diarias, se llevan a cabo desde tu mente subconsciente, esto no lo digo sólo yo, lo dicen un montón de científicos, como el Dr. Joe Dispenza y Bruce Lipton, que han dedicado bastante tiempo de su vida a estudiar la mente y su funcionamiento.

Cuando te cepillas los dientes, tú no tienes el mando, es tu subconsciente quien tiene el mando, lo mismo cuando comes, cuando caminas, cuando te bañas, cuando escribes en el teléfono, cuando contestas un correo electrónico, cuando cocinas y en cualquier otra actividad que ya sea parte de tu rutina diaria.

La mente subconsciente es súper rápida para procesar la información por eso es que realiza tantas funciones.

Muy bien, después de esta muy breve introducción a la mente subconsciente, hemos llegado a la idea central de esto: la mente subconsciente SIEMPRE SE LA CREE, me refiero a que TODO LO QUE PERCIBE SE LO TOMA COMO REAL y va a crear todos los cambios químicos y neuronales necesarios para que eso que percibe, tú lo sientas como real.

Por eso algunas personas saltan cuando ven una película y aparece súbitamente el monstruo o algo explota, o levantan el control de los videojuegos para que el personaje salte y por eso las personas se identifican, en mayor o menor medida, con los personajes de los libros y las series.

Esto es muy, muy importante lo voy a repetir: todo lo que la mente subconsciente percibe, se lo cree, y va a crear todos los cambios químicos y neuronales necesarios para que eso que percibe tú lo sientas como real.

El concepto clave aquí es: Percibe.

La mente subconsciente percibe todo el mundo físico y todo tu mundo interior.

En especial le pone mucha atención a las imágenes que hay en tu mente momento a momento, a las palabras que estés diciendo en tu mente y a las conversaciones que estés manteniendo en tu mente a lo largo de tu día.

Y va a crear todos los cambios químicos y neuronales para que cada imagen que apareció en la pantalla de tu mente se sienta como real, lo mismo con cada palabra y con cada conversación que tuviste en tu mente.

Si en algún momento del día, una imagen de una hamburguesa cruzó por tu mente, 100% seguro tu cerebro te hizo salivar y sentir antojo.

Si la imagen de que algo poco afortunado te sucedía a ti o a alguien que te importa apareció en tu mente, 100% seguro tu cerebro te hizo sentirla como real, aunque sólo fuera por una fracción de segundo.

Recuerda: todo eso pasa, sin que tú te des cuenta y sin que tú detones ese proceso conscientemente.

Vamos a considerar dos escenarios.

En el escenario uno, las imágenes que aparecieron en tu mente a lo largo del día fueron imágenes de sucesos poco afortunados, imágenes de problemas, de situaciones que te enojan y de cosas que no te gustan.

Entonces 100% seguro, durante el día experimentaste estrés, enojo, frustración, tal vez miedo y hasta tristeza o impotencia.

No suena a un buen día ¿verdad?

Ahora, vamos al escenario 2, donde las imágenes que pasearon por tu mente (tus imágenes mentales) fueron de las soluciones que puedes probar para los problemas que enfrentas, también aparecieron imágenes de situaciones que disfrutas y de las cosas que puedes crear y estás creando.

Entonces, también 100% seguro, durante el día experimentaste una sutil sensación de progreso o avance, la satisfacción de ser creativa o creativo y el bienestar que genera recordar cosas que uno disfruta.

Suena a un día más lindo que el del escenario 1 ¿no lo crees así?

Pon atención a las imágenes, palabras y conversaciones que rondan por tu mente durante el día, y no les des “tiempo al micrófono” a las que sólo te generan estrés o te hacen daño, asígnales “tiempo al micrófono” a las que te permitan solucionar, crear, crecer, disfrutar, enfrentar los retos, desarrollarte y disfrutar.

Gracias por leer.

-Juan.