Tu mente subconsciente, siempre se la cree

El 99% de tus decisiones y acciones diarias, se llevan a cabo desde tu mente subconsciente, esto no lo digo sólo yo, lo dicen un montón de científicos, como el Dr. Joe Dispenza y Bruce Lipton, que han dedicado bastante tiempo de su vida a estudiar la mente y su funcionamiento.

Cuando te cepillas los dientes, tú no tienes el mando, es tu subconsciente quien tiene el mando, lo mismo cuando comes, cuando caminas, cuando te bañas, cuando escribes en el teléfono, cuando contestas un correo electrónico, cuando cocinas y en cualquier otra actividad que ya sea parte de tu rutina diaria.

La mente subconsciente es súper rápida para procesar la información por eso es que realiza tantas funciones.

Muy bien, después de esta muy breve introducción a la mente subconsciente, hemos llegado a la idea central de esto: la mente subconsciente SIEMPRE SE LA CREE, me refiero a que TODO LO QUE PERCIBE SE LO TOMA COMO REAL y va a crear todos los cambios químicos y neuronales necesarios para que eso que percibe, tú lo sientas como real.

Por eso algunas personas saltan cuando ven una película y aparece súbitamente el monstruo o algo explota, o levantan el control de los videojuegos para que el personaje salte y por eso las personas se identifican, en mayor o menor medida, con los personajes de los libros y las series.

Esto es muy, muy importante lo voy a repetir: todo lo que la mente subconsciente percibe, se lo cree, y va a crear todos los cambios químicos y neuronales necesarios para que eso que percibe tú lo sientas como real.

El concepto clave aquí es: Percibe.

La mente subconsciente percibe todo el mundo físico y todo tu mundo interior.

En especial le pone mucha atención a las imágenes que hay en tu mente momento a momento, a las palabras que estés diciendo en tu mente y a las conversaciones que estés manteniendo en tu mente a lo largo de tu día.

Y va a crear todos los cambios químicos y neuronales para que cada imagen que apareció en la pantalla de tu mente se sienta como real, lo mismo con cada palabra y con cada conversación que tuviste en tu mente.

Si en algún momento del día, una imagen de una hamburguesa cruzó por tu mente, 100% seguro tu cerebro te hizo salivar y sentir antojo.

Si la imagen de que algo poco afortunado te sucedía a ti o a alguien que te importa apareció en tu mente, 100% seguro tu cerebro te hizo sentirla como real, aunque sólo fuera por una fracción de segundo.

Recuerda: todo eso pasa, sin que tú te des cuenta y sin que tú detones ese proceso conscientemente.

Vamos a considerar dos escenarios.

En el escenario uno, las imágenes que aparecieron en tu mente a lo largo del día fueron imágenes de sucesos poco afortunados, imágenes de problemas, de situaciones que te enojan y de cosas que no te gustan.

Entonces 100% seguro, durante el día experimentaste estrés, enojo, frustración, tal vez miedo y hasta tristeza o impotencia.

No suena a un buen día ¿verdad?

Ahora, vamos al escenario 2, donde las imágenes que pasearon por tu mente (tus imágenes mentales) fueron de las soluciones que puedes probar para los problemas que enfrentas, también aparecieron imágenes de situaciones que disfrutas y de las cosas que puedes crear y estás creando.

Entonces, también 100% seguro, durante el día experimentaste una sutil sensación de progreso o avance, la satisfacción de ser creativa o creativo y el bienestar que genera recordar cosas que uno disfruta.

Suena a un día más lindo que el del escenario 1 ¿no lo crees así?

Pon atención a las imágenes, palabras y conversaciones que rondan por tu mente durante el día, y no les des “tiempo al micrófono” a las que sólo te generan estrés o te hacen daño, asígnales “tiempo al micrófono” a las que te permitan solucionar, crear, crecer, disfrutar, enfrentar los retos, desarrollarte y disfrutar.

Gracias por leer.

-Juan.

Realmente Vivir.

Si aprendes a encontrar felicidad en la lluvia, en la tormenta, en el amanecer, en el atardecer, en ver una estrella en el cielo, en ver una flor o en oler su aroma, en escuchar una linda canción, en sentarte en silencio, en leer un buen libro, en tener comida en el tu alacena, en despertar un día más, en respirar, en andar en bici, en salir a caminar y en otras tantas cosas, sencillas, simples y que tal vez consideres parte del paisaje, entonces, habrás comenzado a dominar el arte de ser feliz por decisión y habrás comenzado realmente a vivir.

Monje Zen.

Me encontré este mini documental sobre un hombre que era US Marine (una unidad del ejército de Estados Unidos) y en un momento decisivo de su vida, decidió convertirse en monje zen, que además vive con su familia.

Me gustó mucho su historia y me gustó mucho el ritmo visual que tiene el video.

Además me dió mucha inspiración y energía extra para continuar como practicante de Budismo Zen.

Aquí está el documental, espero lo disfrutes.

-J.