Reflexiones

Soul

Acabo de ver la película Soul, de Disney, y creo que tiene un mensaje muy interesante y mucho más profundo de lo que a primera vista se podría pensar.

Hasta donde sé y en mi experiencia, la película nos muestra una versión sintetizada pero muy precisa de:

  1. Cómo funciona el proceso de encarnación de la consciencia en la Tierra a través de un cuerpo físico
  2. Cómo funciona la salida el cuerpo físico
  3. Los seres no físicos que nos acompañan en ambos procesos y que habitan en otros planos de “realidad”
  4. Los viajes místicos
  5. La posibilidad de existencia simultánea de los humanos en el plano físico y en el plano 100% espiritual
  6. Cómo la oscuridad la creamos nosotros mismos y no es algo que exista por su cuenta
  7. Que nuestro propósito no es hacer negocios o estudiar una carrera, es vivir y experimentar al 100% cada minuto que habitamos nuestro cuerpo, viviendo todo, aprendiendo de todo, poniéndole atención a todo, por pequeño, banal o habitual que pueda parecer
  8. Cómo realmente nunca estamos solos, todos estamos conectados, siempre

Si puedes, vela con la mente abierta y aprecia los detalles.

Si tienes niñas o niños cerca (hijos, sobrinos, alumnos) vela y disfrútala con ellos, es muy probable que ell@s cachen el mensaje mejor que tú.

El Universo, en efecto, tiene muchas voces y muchas caras para hacernos recordar de qué se trata el micro-juego de habitar un cuerpo humano de manera temporal y de qué se trata el GRAN juego de nuestro viaje evolutivo.

Estándar
La mente

Lo que puedes hablar, lo puedes manejar

En México ( y seguramente en muchos lugares del mundo), existe la costumbre de evitar hablar de ciertos temas porque son “difíciles de manejar”, dentro de ésta etiqueta caen asuntos como la sexualidad, la muerte, las creencias espirituales y  desgraciadamente, las emociones que experimentas día con día.

No hablar de esos temas, efectivamente puede ahorrarte algunas conversaciones difíciles, pero también te a va incapacitar para manejar esos asuntos de una manera sana y honesta.

En cambio, cuando puedes hablar con naturalidad de tu muerte o de la muerte de un ser querido, te estás dando el espacio para entenderlo y procesarlo hasta donde te sea posible, le estás diciendo a tu cerebro que ese es un tema que puede ser explorado y que quieres usar tu modo curiosidad para comprender todos los aspectos que puedas de él.

Y así funciona con todos los temas que estamos acostumbrados a evitar.

Todos, sobre todo en el mundo de hoy, en pandemia y enfrentando un montón de dificultades, necesitamos desarrollar la capacidad de hablar con naturalidad de lo que sentimos todos los días, de lo que nos da miedo y de lo que nos hace vibrar y sonreír también.

Sí, tenemos una larga historia de aprender a esconder nuestras emociones, y no podemos seguir alimentando esa historia, por nuestro bienestar personal y nuestro bienestar colectivo.

No hay nada de malo en decir lo que sentimos con toda naturalidad, tampoco hay nada de malo en hablar con soltura de temas como la muerte o la experiencia sexual.

No es sano esperar a que necesites que ir a terapia para hablar de esos temas, es mucho mejor para ti y tus relaciones, comenzar a practicar desde hoy la habilidad de hablar de cualquier tema con naturalidad.

Así que elige a un par de amigos o a alguien de tu familia, platícale honestamente cómo te sientes hoy y no omitas detalles, después pregúntales cómo se sienten ell@s, escúchal@s con atención y haz algunas preguntas para conocer acerca de su estado emocional.

Y si eres audaz, platica contigo mism@ sobre tu muerte, analiza si te da miedo, qué parte del asunto te da miedo, qué crees que pasa después de la muerte y agenda una charla con alguien de tu confianza para platicar del tema.

Y no, hablar de tu muerte o de la muerte de alguien más no es decretar nada, no te preocupes.

Recuerda, lo que puedes nombrar lo puedes manejar.

Gracias por leer.

-Juan.

Estándar
creatividad, La mente

Mente positiva vs mente negativa

Tener una mente positiva no se trata de tener una mente ingenua, tampoco se trata de negar los problemas, se trata de ver cómo obtener un beneficio de todo lo que te sucede.

Lo beneficios no sólo son cosas tangibles o medibles con un excel, también pueden ser habilidades nuevas, una nueva perspectiva, mejor disciplina emocional, más dureza mental.

Cultiva una mente positiva.

Estándar
creatividad

Propósitos

Estamos de nuevo en Enero, es un nuevo comienzo en muchos sentidos y es muy común hacer propósitos para este nuevo año.

La mayoría de las personas no cumplen sus propósitos de año nuevo, y de hecho, para la segunda semana de Febrero esos propósitos ya se desvanecieron en el éter.

¿Por qué pasa esto?

Por que no están tratando sus propósitos como metas.

Para que los propósitos de año nuevo se conviertan en metas, necesitas dejar de pensar en términos de “Este año sí haré ejercicio” o “Este año sí me pongo a dieta” o “Quiero ser más paciente” o “Quiero meditar más”. Coloca aquí cualquier otro propósito de año nuevo, propio o ajeno que sabes que no se ha cumplido.

Necesitas pensar de manera muy específica en cómo se ve tu meta ya materializada en tu vida. Con pelos y señales.

Y necesitas crear una imagen mental, muy detallada de esa meta ya materializada.

Sin esa imagen sólo tendrás buenas intenciones y tus hábitos actuales le pasarán por encima a esas intenciones.

¿Quieres retomar el ejercicio o comenzar a hacer ejercicio? Haz una imagen mental muy clara de ello: Visualízate haciendo ejercicio, el que tú quieras, ten claro en tu visualización cuánto tiempo dedicarás a ello y visualízate entrenando y disfrutándolo.

Aplica para cualquier meta que tengas. ¿Quieres ser más paciente? Pregúntate ¿cómo se vería esa versión de mí? ¿Cómo hablaría? ¿Cómo respondería a las dificultades de la vida diaria? Y crea una imagen mental de tu respuesta.

Ya que tengas tu imagen clara, repásala mentalmente varias veces al día, si te puedes sentar a meditar unos minutos y después repasar tu imagen mental, mucho mejor.

Al hacerlo le estas diciendo a tu mente subconsciente que quieres dirigir tus decisiones y comportamiento hacia esa meta, es decir, le estás pidiendo a tu cerebro que asigne tiempo, energía y pensamiento a materializar esa imagen. Recuerda que el subconsciente aprende por repetición.

Obviamente, a al par de la imagen mental de tu meta y del repaso diario, necesitas un plan y tomar acción, no te puedes sentar a esperar un milagro del Universo, porque no va a pasar.

El Universo sí conspira para ayudarte, pero primero tienes que hacer el trabajo de mover tu trasero hacia tu meta.

Gracias por leer.

-Juan

Estándar
Reflexiones

Oveja Negra

Ser la oveja negra, se trata de hacer las cosas manera diferente a la “manada” a tu alrededor.

¿Para qué? Para tener resultados diferentes. Para explorar diferentes caminos, actitudes y posibilidades.

Se trata de cuestionar lo habitual o lo “normal” para buscar algo mejor.

Si lo normal en tu entorno es pensar y hacer X, prueba J o K y ve cómo te sientes y que resultados obtienes. Si no funciona, siempre puedes regresar a hacer y pensar X.

Si lo normal en tu entorno es estudiar para abogado y después tener hijos, sé la oveja negra y prueba algo diferente.

Si lo normal en tu entorno es comprar y consumir (lo que sea) para modular sus emociones, sé la oveja negra que se hace responsable de las suyas.

Ya entendiste la idea.

Si tú eres una oveja negra, disfrútalo y recuerda que estás probando opciones diferentes para vivir tu vida.

No te preocupes si tu círculo actual de personas no te acepta o les cuesta trabajo, con el tiempo lo harán o conseguirás un nuevo círculo de personas más afines con tus decisiones, metas, valores y prioridades.

Si eres papá o mamá de una oveja negra, no quieras que sea como todos en la manada, mejor dale herramientas, tangibles e intangibles, para que se mueva con soltura, seguridad y atención por el mundo.

Eso será un regalo que le servirá de por vida, mucho mejor que encerrar a la oveja en una prisión mental de tradición.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar
La mente, Reflexiones

Verdades vs Hipótesis

Cuando crees que algo es verdad, ya no lo cuestionas, lo pones en la caja de verdades dentro de tu cerebro y ahí se quedará, a menos que algo suceda en tu vida que te fuerce a cuestionar esa verdad.

El problema es que hay un montón de cosas que consideras como verdades, que son poco más que suposiciones personales o colectivas, y que rara vez llegas a cuestionar.

Por ejemplo: Estás pensando en invitar a salir a una chica o chico que te gusta y desistes porque crees que te va a decir que no. Eso no es verdad, es una hipótesis que vale la pena poner a prueba y someterla a análisis.

Otro ejemplo: Si dices groserías, dios te va a castigar, ¿ah sí? es una hipótesis digna de ponerse a prueba chingadamadre.

Un ejemplo más: Si le digo a Fulana o Fulano como me siento, seguramente me va a dejar. ¿Ah sí? Yo creo que es una excelente hipótesis que vale la pena poner a prueba y ver si la persona en cuestión no sabría manejar lo que le vas a decir.

Hay un montón de ideas que tomamos como verdades en piedra y no las cuestionamos, ideas tan simples y cotidianas como la manera de batir unos huevos revueltos o cómo preparar tu café hasta ideas más profundas que afectan nuestra vida personal y profesional.

Las verdades escritas en piedra, levantan muros dentro de tu mente y termina siendo una prisión, que limita tu crecimiento y desarrollo.

Cuando te manejas con hipótesis que pones a prueba, te estas dando mucho espacio para aprender, equivocarte, analizar y probar de nuevo, haciendo eso tu desarrollo se puede volver exponencial en muy poco tiempo.

Toma hoy mismo dos verdades que tengas en tu vida y ponlas a prueba como una hipótesis, ¿qué es lo peor que puede pasar?

Juan.

Estándar
La mente, Reflexiones

Pasos para cerrar un ciclo

Aplica para cuando terminas una relación de pareja, para cuando dejas un empleo, para cuando estás terminando un año y para todos los cierres de ciclo que puedas pensar o vivir.

Aquí van los pasos:

1. Entrénate para tener visión panorámica de las cosas, para ver el “Big Picture”, pero no dejes de ponerle atención a los detalles.

2.Agradece y Aprecia todo lo vivido. Claro, algunas cosas serán más difíciles de apreciar que otras, es parte del proceso. Habrá cosas que podrás apreciar por el aprendizaje que te dejaron, otras porque fueron el puente para conectarte con alguien o algo en tu vida.

3.Analiza todos los eventos, circunstancias, ideas, personas y objetos involucrados en el ciclo que estás cerrando. Pregúntate ¿Qué puedo aprender de esto (objeto, persona, experiencia, circunstancia)? y aplica -ASAP- en algún aspecto de tu vida personal o profesional eso que aprendiste, o mejor aún, aplícalo en ambas.

4.Repite el ciclo las veces que sea necesario.

Pon a prueba el pequeño método y hazle las modificaciones que creas necesarias para que te funcione mejor.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar
Reflexiones

Aguas con el ego.

El ego es una parte de nuestra mente, no se trata de eliminarla, tiene sus funciones: es la parte de tu mente que se encarga de recordar tu nip de la tarjeta, tu domicilio, tu saldo en el banco, tu banda favorita y un montón de cosas que le dan continuidad a la experiencia del yo, que es siempre cambiante.

El yo y el ego son un proceso en constante cambio, no son algo que existe de manera fija o por su cuenta, son actividades mentales.

Para que esas actividades mentales tengan coherencia en el mundo, el cerebro crea la ilusión de un yo permanente que en realidad no existe.

Una vez entendido eso, vamos a otra idea importante:

Cuando mantienes al ego haciendo las funciones que le corresponden, y no te lo llevas a las demás actividades o esferas de tu vida, todo funciona mejor, no le añades estrés extra a las cosas y puedes manejarte mejor, en tus relaciones y en todas tus interacciones.

Cuando eso no pasa y sí te llevas el ego a otras áreas de tu vida las cosas se complican de manera innecesaria y el estrés aumenta.

¿Cómo saber que estás llevando tu ego a donde no le corresponde?

¿O cómo saber que estás actuando desde tu ego?

  1. Todo te lo tomas personal
  2. Lo más importante eres tú, tus necesidades, tu tiempo, tu punto de vista
  3. Cuando las cosas no salen como tú esperas o quieres, de inmediato te enojas o te estresas mucho
  4. Juzgas a los demás de acuerdo a tus propias ideas y los etiquetas como esto o lo otro, en un intento de definirlos
  5. Tu partido político, equipo deportivo favorito, signo zodiacal o cualquier cosa por el estilo, es “el mejor”
  6. Piensas que todas y todos deben de pensar y actuar como lo haces tú

Para dejar de usar al ego en circunstancias que no le corresponden, simplemente haces lo inverso de la lista anterior:

  1. No te tomes nada personal, y cuando algo lo sea, resuélvelo sin darle demasiada importancia a lo personal del asunto
  2. Todos somos igual de importantes, las necesidades, tiempo y punto de vista de los demás son exactamente igual de importantes que los tuyos
  3. Cuando las cosas no salgan como tú esperas, procura no enojarte, no estresarte de más, mejor analiza la situación, aprende de ella y resuelve el asunto con la mejor de las actitudes
  4. No juzgues a nadie, es una pérdida de tiempo, no trates de definir a nadie, porque las personas cambian, en vez de etiquetar a las personas, etiqueta sus acciones, para eso deberás poner atención a lo que hacen y no sólo a lo que dicen
  5. Tu partido político, equipo deportivo favorito o signo zodiacal, no es el mejor, sólo es que te gusta a ti
  6. La única persona que piensa como tú eres tú, cada quien es libre de pensar y actuar como mejor le plazca, por mucho que lo desees, tú no tienes el poder de cambiar a nadie

¿Qué beneficios tiene eso?

Vas a desarrollar una mente más abierta, capaz de comprender mejor y tener más empatía.

Vas a poder negociar mejor con las demás personas, llegarás a acuerdos más fácilmente.

Vas a trata a los demás con respeto e igualdad, y eso hará que convivir contigo sea una buena experiencia, las personas querrán repetir.

Evitarás fricciones innecesarias.

Dejarás de desperdiciar energía y tiempo en enojarte o estresarte de más, y vas a usar esa energía en aprender y tomar acción correcta.

Entenderás mejor a las personas y te liberarás del estrés y la frustración de desear que hagan las cosas como las harías tú.

Obvio todo eso requiere algo de práctica y disciplina, pero es totalmente asequible.

Trabaja en ello sólo 3 meses de tu vida y notarás una gran diferencia para bien.

Gracias por leer.

-Juan

Estándar
La mente

¿Cómo ser feliz por tus pistolas?

Tu mente cataloga o etiqueta todo lo que percibes y experimentas, es decir todo lo que vives, lo que piensas y lo que sientes. Y usa esas etiquetas para darle forma a tu experiencia aquí en la Tierra.

Algo que etiquetas como desagradable alguien más lo puede etiquetar como agradable y alguien diferente puede etiquetarlo como neutro.

Esas etiquetas que ponemos residen totalmente en nuestra mente, alguien puede decir que el helado de chocolate es el mejor helado del mundo, pero esa etiqueta, realmente reside sólo en su mente, no en el helado en sí.

Incluso si sólo dijera que el helado de chocolate es delicioso, la etiqueta de delicioso sólo existe en la mente de la persona que la usa, no existe en el chocolate en sí, si así fuera, todas las personas lo percibiríamos exactamente igual.

Esa capacidad, habilidad o tecnología de la mente humana, la usas todo el tiempo, 90% de las veces de manera inconsciente.

Pero puede ser usada consciente para etiquetar lo que estás viviendo o pensando, a tu antojo.

¿Y para qué sirve hacer eso?

Para poder manejar a tu antojo y conveniencia tu estado emocional, es decir, para decidir conscientemente si quieres pasártela bien, o si quieres vivir feliz, o vivir en el drama o en la tristeza.

Puedes decidir momento a momento como etiquetar las cosas que suceden y que piensas, y así ser feliz por decisión, o estar en calma por decisión propia, o sentirte como sea que te quieras sentir.

Cuando usas esta habilidad conscientemente, ejerces una profunda libertad.

Obvio requiere práctica.

Aquí va cómo hacerlo:

  1. Decide cómo te quieres sentir durante los siguientes 9 días. Puede ser optimista, feliz, en calma o como tú quieras.
  2. Ya que te hayas decidido por un estado emocional, piensa cómo deberías de ver las cosas para sentirte así, es decir, piensa en cómo deberías de catalogar las experiencias que vives para sentirte como elegiste sentirte. Por ejemplo, yo elijo sentirme feliz y optimista, para lograrlo necesito ver el lado bueno de todo lo que suceda y de todo lo que piense y sienta.
  3. Vigila tu diálogo mental para que no te desvíes de la meta.

Al inicio, te puede resultar incómodo, o puedes sentir que te estás engañando o puedes pensar que no sirve, porque no va a funcionar al primer intento.

Lo que estás es haciendo es entrenar a tu cerebro, a través de la repetición, para que perciba las cosas diferente, lo estás entrenando para que etiquete todo lo que percibe desde una perspectiva nueva, y eso toma tiempo.

Prueba por 9 días, para que te des una idea de lo que se trata esto de etiquetar conscientemente las experiencias, pensamientos y emociones.

Si lo logras por 9 días, es decir, que lo hagas durante los 9 días, aunque te cueste trabajo y en ocasiones metas la pata, habrás dado un gran paso para entrenar a tu mente y habrás experimentado, en carne propia, lo bien que se siente manejar las etiquetas que usas para darle forma a tu vida.

Mi sugerencia final sería que una vez que lo probaste por 9 días, lo hagas ahora por un mes, para que desarrolles más esta habilidad y la conviertas en un hábito.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar