La mente

¿Cómo ser feliz por tus pistolas?

Tu mente cataloga o etiqueta todo lo que percibes y experimentas, es decir todo lo que vives, lo que piensas y lo que sientes. Y usa esas etiquetas para darle forma a tu experiencia aquí en la Tierra.

Algo que etiquetas como desagradable alguien más lo puede etiquetar como agradable y alguien diferente puede etiquetarlo como neutro.

Esas etiquetas que ponemos residen totalmente en nuestra mente, alguien puede decir que el helado de chocolate es el mejor helado del mundo, pero esa etiqueta, realmente reside sólo en su mente, no en el helado en sí.

Incluso si sólo dijera que el helado de chocolate es delicioso, la etiqueta de delicioso sólo existe en la mente de la persona que la usa, no existe en el chocolate en sí, si así fuera, todas las personas lo percibiríamos exactamente igual.

Esa capacidad, habilidad o tecnología de la mente humana, la usas todo el tiempo, 90% de las veces de manera inconsciente.

Pero puede ser usada consciente para etiquetar lo que estás viviendo o pensando, a tu antojo.

¿Y para qué sirve hacer eso?

Para poder manejar a tu antojo y conveniencia tu estado emocional, es decir, para decidir conscientemente si quieres pasártela bien, o si quieres vivir feliz, o vivir en el drama o en la tristeza.

Puedes decidir momento a momento como etiquetar las cosas que suceden y que piensas, y así ser feliz por decisión, o estar en calma por decisión propia, o sentirte como sea que te quieras sentir.

Cuando usas esta habilidad conscientemente, ejerces una profunda libertad.

Obvio requiere práctica.

Aquí va cómo hacerlo:

  1. Decide cómo te quieres sentir durante los siguientes 9 días. Puede ser optimista, feliz, en calma o como tú quieras.
  2. Ya que te hayas decidido por un estado emocional, piensa cómo deberías de ver las cosas para sentirte así, es decir, piensa en cómo deberías de catalogar las experiencias que vives para sentirte como elegiste sentirte. Por ejemplo, yo elijo sentirme feliz y optimista, para lograrlo necesito ver el lado bueno de todo lo que suceda y de todo lo que piense y sienta.
  3. Vigila tu diálogo mental para que no te desvíes de la meta.

Al inicio, te puede resultar incómodo, o puedes sentir que te estás engañando o puedes pensar que no sirve, porque no va a funcionar al primer intento.

Lo que estás es haciendo es entrenar a tu cerebro, a través de la repetición, para que perciba las cosas diferente, lo estás entrenando para que etiquete todo lo que percibe desde una perspectiva nueva, y eso toma tiempo.

Prueba por 9 días, para que te des una idea de lo que se trata esto de etiquetar conscientemente las experiencias, pensamientos y emociones.

Si lo logras por 9 días, es decir, que lo hagas durante los 9 días, aunque te cueste trabajo y en ocasiones metas la pata, habrás dado un gran paso para entrenar a tu mente y habrás experimentado, en carne propia, lo bien que se siente manejar las etiquetas que usas para darle forma a tu vida.

Mi sugerencia final sería que una vez que lo probaste por 9 días, lo hagas ahora por un mes, para que desarrolles más esta habilidad y la conviertas en un hábito.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar
La mente

Sé amable con l@s dem@s.

Cuando una persona se porta grosera contigo, muy probablemente se debe a que esa persona tiene mucho dolor, sufrimiento o incomodidad acumulados dentro de sí misma, y es tanto ya, que tiene la necesidad de “explotar” como una olla express, para aligerar la presión que siente.

Puede sonarte raro, pero piensa en tu propio caso, piensa cuando le has contestado mal a alguien, cuando le has gritado a alguien o cuando te has portado groser@, no lo haces porque te sientas increíblemente bien ese día ¿O sí?

Generalmente lo haces como respuesta a una sensación de malestar interno que se está acumulando y que necesita ser liberada.

Muy bien, ahora imagina que cuando te sientes así de mal, a punto de explotar, tu interlocutor te trata con mucha amabilidad y paciencia.

Se sentiría muy bien ¿verdad? Y seguramente ayudaría a que las cosas se resolvieran mejor y no te agregaría malestar.

Bien, pues de eso se trata esto de ser amable con los demás, no se trata de ser Blancanieves color de rosa todo el tiempo, no, no, se trata de mantener una actitud amable y calmada, sobretodo cuando la respuesta de la otra persona es grosera o molesta.

Esto lo hacemos, porque sabemos cómo se siente estar del lado del mequetrefe que se porta mal, sabemos que se comporta así porque no se siente bien y no está feliz.

Además, los beneficios de cultivar una actitud amable, se sienten primero en uno mismo. Así que es un combo win-win.

Tú te sientes bien y no contribuyes a que la otra persona se sienta peor, por lo menos no lo haces de manera intencional.

Esto no sólo es un asunto de “Hippies Toma Ayahuasca”, hoy en día, la ciencia dura, occidental, ha comprobado que los pensamientos que tenemos afectan directamente la química de nuestro cuerpo, nuestra sensación de bienestar y nuestro estado emocional.

Así que cuando mantienes una actitud amable, como tu cuerpo no detecta ninguna amenaza inminente o importante, no produce químicos de estrés innecesarios y tu energía no se destina a ponerte a la defensiva y la puedes usar para otras cosas más interesantes y divertidas.

Así que la siguiente vez que alguien se “ponga punk” contigo, recuerda que todos hemos pasado por ahí, y que no es necesario echarle más leña al fuego, es mucho mejor, para tod@s l@s involucrad@s mantener una actitud amable.

Además, no sabes, cuando vas a ser tú el que se “ponga punk” y en ese momento vas a agradecer ser tratad@ con amabilidad.

Gracias por leer.

-Juan.

Estándar
La mente

Limpia tu espacio mental.

En lo que va del año me he cambiado 5 veces de casa, en la misma ciudad.

25% por gusto y 75% por necesidad, pero eso es tema para otra entrada.

Cuando las personas cerca de mí se enteran de la cantidad de mudanzas, me miran con una mezcla de horror con asombro, y de inmediato me dicen que ellas o ellos no podrían.

Y l@s entiendo, si yo tuviera la misma cantidad de cosas y de apego por ellas, tampoco podría haberme mudado tantas veces.

Aunque ha sido pesado, con cada mudanza cargo con menos cosas, he reducido mis pertenencias a sólo lo esencial (con repuestos para algunas cosas) y me siento muy bien con ello.

Además he aprendido a moverme más ligero por la vida y he refinado mi orden personal.

Estas 5 mudanzas me han hecho crecer muchísimo y me han ayudado a aprender mucho de mí, de mi relación con mi familia y de lo que considero mi identidad personal.

Para nada recomiendo que te mudes la misma cantidad de veces que yo en tan corto tiempo, no, no. Pero sí te recomiendo que revises la cantidad de cosas que posees y cuántas de ellas conservas sólo por apego.

Si posees más de lo que cabe de manera ordenada y limpia en el espacio que tienes, ya se te pasó la mano.

Si tienes cosas que no has usado en los últimos 6 meses y las tienes sólo por apego (es decir no las estás guardando para tu hija o hijo por ejemplo) estás creando una relación tóxica hacia esas cosas y muy, muy probablemente estés haciendo lo mismo con relaciones, opiniones e ideas: Estás conservando en tu mente ideas que ya no te sirven, que probablemente te estorban y te impiden crecer y las estás conservando sólo por apego.

Estás también, involucrada o involucrado en relaciones que ya debieron haberse terminado, y que las mantienes por puro apego y hábito.

Lo mismo con opiniones, que en vez de hacer que tu mente crezca, la están convirtiendo en una prisión.

Aunque te suene raro, hay una estrecha y poderosa relación entre nuestra mente y nuestros espacios físicos, en especial nuestra casa, y de manera más poderosa nuestra recámara y nuestro clóset.

Dale una revisada a tus espacios físico y mental y asegúrate que no están llenos de objetos (mentales y físicos) que mantienes ahí por apego.

Si es así, comienza a limpiar, a ordenar y a dejar ir desde hoy, te aseguro que, aunque te cueste trabajo, cuando termines, vas a experimentar una maravillosa sensación de ligereza y abrirás la puerta a nuevas ideas y experiencias en tu vida.

Gracias por leer.

-Juan.

Estándar
Reflexiones

Todo lo que piensas tiene un efecto físico, emocional y energético en ti.

Lo que piensas, en palabras o en imágenes, es energía, son impulsos eléctricos dentro de tu cerebro.

Cuando piensas algo durante cierto tiempo, tu cerebro crea un juego de químicos para que eso que llevas un rato pensando se sienta como real y eso detona una o varias sensaciones y emociones.

Esas emociones y sensaciones a su vez van a afectar lo que piensas, es decir parte de tu energía, vas a pensar con mayor intensidad eso que ya estabas pensando y ¡Voilá! Tenemos un círculo vicioso o virtuoso, muy poderoso.

En este punto podrías decir “Ok, sí, suena interesante ¿Y eso cómo se manifiesta en mi vida?

Muy bien, por si todavía no has atado los cabos (es tan obvio, que al inicio a muchos, se nos escapa) vamos a reflexionar juntos.

Lee con cuidado la primera línea y los dos primeros párrafos de este texto, ¿Ya los leíste?Muy bien, ahora reflexiona unos momentos sobre esas ideas y después acompáñame a explorar dos conclusiones:

La primera es que si quieres sentirte de x manera, debes de pensar de x manera para que tu cerebro pueda detonar los neurotransmisores para x, y entonces x se sienta real en tu cuerpo.

La segunda es que si quieres pensar de la manera z, entonces, necesitas sentirte de la manera z, para que tu cerebro pueda crear los pensamientos z a partir de los neurotransmisores z.

Dicho de otra manera, si te quieres sentir libre o en calma, debes de mantener pensamientos y diálogo interno que te mantengan en calma y te ayuden a sentirte libre.

Lo mismo aplica para sentirse bien en general, ser más paciente, o más amable o más amorosa o más amoroso.

Funciona también cuando tienes un rasgo muy específico en tu carácter que quieres modificar, por ejemplo vamos a pensar que alguien en tu vida, quien sea, dice x cosa, puede ser una opinión o un juicio, y cada que lo dice, tú te enojas.

Bueno, pues puedes hacer ensayo mental de la escena, cambiando tu reacción, en vez de enojarte, le sonríes y no le das importancia, te aseguro que después de unas 10 veces de hacer el ensayo mental te será más sencillo no enojarte y no engancharte con el asunto.

Pero eso lo platicaremos a fondo en otra oportunidad.

De momento quédate con esta idea: lo que piensas, crea un efecto químico, en tu cuerpo físico, altera tu realidad física de acuerdo a lo que estás viendo en tu mente y entrena a tu cerebro para que vea o piense en esas imágenes en automático y más a menudo.

Así que te propongo pruebes esto por un par de semanas:

Justo después de levantarte y lavarte los dientes, pregúntate ¿qué es lo quiero sentir al inicio de mi día? Una vez que te respondas, dedica 5 minutos a crear los pensamientos que te harán sentir de esa manera.

Por ejemplo, respondes que hoy te quieres sentir agradecida o agradecido, bueno pues dedica 5 minutos a pensar sobre la gratitud y a agradecer lo que tienes.

Otro ejemplo, respondes que hoy quieres sentir paciencia y calma, muy bien, dedica 5 minutos a pensar con cosas que te den calma y a pensar en cómo mantener esa calma a lo largo de tu día, un buen ejercicio es pensar que el universo es tan grande y diverso, que en ese “big picture” tus problemas humanos no son tan grandes, sobretodo si piensas que tú eres el Universo también.

Gracias por leer.

-Juan.

Estándar
Reflexiones

Tu mente subconsciente, siempre se la cree

El 99% de tus decisiones y acciones diarias, se llevan a cabo desde tu mente subconsciente, esto no lo digo sólo yo, lo dicen un montón de científicos, como el Dr. Joe Dispenza y Bruce Lipton, que han dedicado bastante tiempo de su vida a estudiar la mente y su funcionamiento.

Cuando te cepillas los dientes, tú no tienes el mando, es tu subconsciente quien tiene el mando, lo mismo cuando comes, cuando caminas, cuando te bañas, cuando escribes en el teléfono, cuando contestas un correo electrónico, cuando cocinas y en cualquier otra actividad que ya sea parte de tu rutina diaria.

La mente subconsciente es súper rápida para procesar la información por eso es que realiza tantas funciones.

Muy bien, después de esta muy breve introducción a la mente subconsciente, hemos llegado a la idea central de esto: la mente subconsciente SIEMPRE SE LA CREE, me refiero a que TODO LO QUE PERCIBE SE LO TOMA COMO REAL y va a crear todos los cambios químicos y neuronales necesarios para que eso que percibe, tú lo sientas como real.

Por eso algunas personas saltan cuando ven una película y aparece súbitamente el monstruo o algo explota, o levantan el control de los videojuegos para que el personaje salte y por eso las personas se identifican, en mayor o menor medida, con los personajes de los libros y las series.

Esto es muy, muy importante lo voy a repetir: todo lo que la mente subconsciente percibe, se lo cree, y va a crear todos los cambios químicos y neuronales necesarios para que eso que percibe tú lo sientas como real.

El concepto clave aquí es: Percibe.

La mente subconsciente percibe todo el mundo físico y todo tu mundo interior.

En especial le pone mucha atención a las imágenes que hay en tu mente momento a momento, a las palabras que estés diciendo en tu mente y a las conversaciones que estés manteniendo en tu mente a lo largo de tu día.

Y va a crear todos los cambios químicos y neuronales para que cada imagen que apareció en la pantalla de tu mente se sienta como real, lo mismo con cada palabra y con cada conversación que tuviste en tu mente.

Si en algún momento del día, una imagen de una hamburguesa cruzó por tu mente, 100% seguro tu cerebro te hizo salivar y sentir antojo.

Si la imagen de que algo poco afortunado te sucedía a ti o a alguien que te importa apareció en tu mente, 100% seguro tu cerebro te hizo sentirla como real, aunque sólo fuera por una fracción de segundo.

Recuerda: todo eso pasa, sin que tú te des cuenta y sin que tú detones ese proceso conscientemente.

Vamos a considerar dos escenarios.

En el escenario uno, las imágenes que aparecieron en tu mente a lo largo del día fueron imágenes de sucesos poco afortunados, imágenes de problemas, de situaciones que te enojan y de cosas que no te gustan.

Entonces 100% seguro, durante el día experimentaste estrés, enojo, frustración, tal vez miedo y hasta tristeza o impotencia.

No suena a un buen día ¿verdad?

Ahora, vamos al escenario 2, donde las imágenes que pasearon por tu mente (tus imágenes mentales) fueron de las soluciones que puedes probar para los problemas que enfrentas, también aparecieron imágenes de situaciones que disfrutas y de las cosas que puedes crear y estás creando.

Entonces, también 100% seguro, durante el día experimentaste una sutil sensación de progreso o avance, la satisfacción de ser creativa o creativo y el bienestar que genera recordar cosas que uno disfruta.

Suena a un día más lindo que el del escenario 1 ¿no lo crees así?

Pon atención a las imágenes, palabras y conversaciones que rondan por tu mente durante el día, y no les des “tiempo al micrófono” a las que sólo te generan estrés o te hacen daño, asígnales “tiempo al micrófono” a las que te permitan solucionar, crear, crecer, disfrutar, enfrentar los retos, desarrollarte y disfrutar.

Gracias por leer.

-Juan.

Estándar
Reflexiones, Soliloquios

Realmente Vivir.

Si aprendes a encontrar felicidad en la lluvia, en la tormenta, en el amanecer, en el atardecer, en ver una estrella en el cielo, en ver una flor o en oler su aroma, en escuchar una linda canción, en sentarte en silencio, en leer un buen libro, en tener comida en el tu alacena, en despertar un día más, en respirar, en andar en bici, en salir a caminar y en otras tantas cosas, sencillas, simples y que tal vez consideres parte del paisaje, entonces, habrás comenzado a dominar el arte de ser feliz por decisión y habrás comenzado realmente a vivir.

Estándar
La mente

Sub-consciente.

La mente subconsciente es como un robot.

O más preciso aún, como un robot ultra rápido para procesar la información y estímulos que recibe, pero que no puede pensar por su cuenta.

Sólo puede recibir input, crear una reacción, grabarla y repetirla de nuevo.

Es por eso que cuesta trabajo cambiar los hábitos arraigados, las opiniones viejas y crear nuevas respuestas en vez de reacciones automáticas.

Cuando quieras modificar un hábito o crear uno nuevo vas a necesitar mucha paciencia y mucha repetición, hasta que el hábito nuevo se convierta en tu segunda naturaleza, es decir, se convierta en parte de tu mente subconsciente.

Obvio esto implica disciplina y cuando digo esto, la mayoría de las personas me dicen que esa es la parte que les cuesta trabajo, que no tienen disciplina.

Eso puede ser cierto, pero según yo, si tienes suficiente determinación, puedes forzarte a hacer las cosas aunque seas una persona muy indisciplinada.

A mi parecer, no hay personas indisciplinadas, sólo personas con poca o hasta nula determinación.

Así que si vas a cambiar un hábito o hacerle otro tipo de ajustes a tu subconsciente, necesitas tener una buena dosis de determinación, estás convencida o convencido de que vale la pena el esfuerzo y repetir muchas veces el hábito nuevo o la información nueva que quieres instalar en tu subconsciente.

También hay un camino muuuucho más rápido y requiere muy poca determinación y nada de disciplina, es el camino del shock.

Se trata, tal cual, de generar un shock o susto fuerte al cerebro para que esté mega-atento a ese asunto y modifique la conducta que tiene asociada a él.

Cómo cuando de pequeña (o no tan pequeña) tocaste la estufa caliente y te quemaste la mano.

Es tan dolorosa la experiencia, que a veces basta con que suceda una vez para que el cerebro ajuste sus redes neuronales y se asegure de que no te vuelva a pasar eso con ninguna estufa, no sólo con la tuya.

Dato curioso: Más del 90% (algunos científicos como Bruce Lipton afirman que es el 95%) de las decisiones que tomas durante un día, son tomadas enteramente desde tu subconsciente, realmente ya no piensas para tomar esas decisiones, todo el peso de la acción recae sobre la experiencia previa y la capacidad de reacción de tu mente subconsciente.

Gracias por leer.

Estándar
Soliloquios

Monje Zen.

Me encontré este mini documental sobre un hombre que era US Marine (una unidad del ejército de Estados Unidos) y en un momento decisivo de su vida, decidió convertirse en monje zen, que además vive con su familia.

Me gustó mucho su historia y me gustó mucho el ritmo visual que tiene el video.

Además me dió mucha inspiración y energía extra para continuar como practicante de Budismo Zen.

Aquí está el documental, espero lo disfrutes.

-J.

Estándar
Soliloquios

Una cuenta interesante.

Hace un par de semanas asistí a una clase de meditación en el Centro Budista de la Ciudad de México en Coyoacán y una de las técnicas que practicamos fue Meditación con Mantras.

Cantamos el mantra de Tara Verde 108 veces.

Al terminar la sesión, ya que iba camino a casa en mi bicicleta, recordé lo que representa el número 108 para algunas tradiciones de Budismo.

Es un juego matemático muy interesante, te invito a hacerlo conmigo.

Saca tu teléfono y abre la calculadora o consigue una calculadora.

Aquí vamos.

Los humanos percibimos el mundo, sus fenómenos y eventos en 3 tiempos: Presente, Pasado y Futuro.

Nuestras percepciones pueden ser agradables, desagradables o neutras. Otro número 3.

3 x 3=9. Mantén ese 9 a la mano.

Para percibir, usamos nuestros 5 sentidos y la mente, que sumados nos dan 6.

9 x 6=54. Mantén ese 54 a la mano.

Todo lo experimentamos a través de nuestro lado femenino y nuestro lado masculino al mismo tiempo, 2 lados de la misma moneda.

54 x 2= 108.

Entonces, tenemos 108 permutaciones para percibir el mundo y los mantas se cantan 108 veces, para depositar la energía y la intención del mantra en cada una de las permutaciones de consciencia que están a nuestro alcance.

Gracias por leer.

-J.

Estándar