El Caduceo.

Representa la unión de los opuestos creando una unidad en armonía con todos sus aspectos.

Se trata de ver el panorama completo, el “Big Picture” en vez de sólo ver y tratar de entender un pequeño fragmento.

Se trata también de unir tus aspectos femeninos con tus aspectos masculinos, en total aceptación de ambos.

Sin ver ninguna de esas perspectivas como mejor o peor.

Los opuestos que los humanos percibimos están unidos siempre, en armonía y complemento constante; el truco del asunto es percibirlo en el propio cuerpo y en la propia mente.

Ejemplos de los opuestos que están unidos y se complementan maravillosamente: la intuición con la razón, la emoción con el pensamiento, la realidad material con la realidad espiritual, la materia con la energía, la luz y la sombra, la mente consciente y la mente inconsciente.

Todo es parte del Uno o de la Fuente y siempre, todo regresa a la Fuente, incluidos los humanos.

La Fuente o el Uno, es el campo cuántico, es el origen de todo, es la información original, la energía primigenia, el “momento cero” y todos los momentos a la vez.

Gracias por leer.

Juan.