Reflexiones

Oveja Negra

Ser la oveja negra, se trata de hacer las cosas manera diferente a la “manada” a tu alrededor.

¿Para qué? Para tener resultados diferentes. Para explorar diferentes caminos, actitudes y posibilidades.

Se trata de cuestionar lo habitual o lo “normal” para buscar algo mejor.

Si lo normal en tu entorno es pensar y hacer X, prueba J o K y ve cómo te sientes y que resultados obtienes. Si no funciona, siempre puedes regresar a hacer y pensar X.

Si lo normal en tu entorno es estudiar para abogado y después tener hijos, sé la oveja negra y prueba algo diferente.

Si lo normal en tu entorno es comprar y consumir (lo que sea) para modular sus emociones, sé la oveja negra que se hace responsable de las suyas.

Ya entendiste la idea.

Si tú eres una oveja negra, disfrútalo y recuerda que estás probando opciones diferentes para vivir tu vida.

No te preocupes si tu círculo actual de personas no te acepta o les cuesta trabajo, con el tiempo lo harán o conseguirás un nuevo círculo de personas más afines con tus decisiones, metas, valores y prioridades.

Si eres papá o mamá de una oveja negra, no quieras que sea como todos en la manada, mejor dale herramientas, tangibles e intangibles, para que se mueva con soltura, seguridad y atención por el mundo.

Eso será un regalo que le servirá de por vida, mucho mejor que encerrar a la oveja en una prisión mental de tradición.

Gracias por leer.

Juan.

Estándar
Reflexiones

Hijos y Escuela

Tener hijos nunca debió ser “el paso que sigue”.

Las escuelas nunca debieron convertirse en niñeras.

Lo mismo sucede con las abuelas y los abuelos.

Tener hijos es una decisión que antes de ser tomada debería de ser considerada desde muchas perspectivas, pero nunca, desde la perspectiva de la presión social o de los “pasos a seguir” para tener una “vida exitosa”.

Si las personas lo vieran así, hoy no tendríamos una crisis tan fuerte de trabajo en casa vs cuidar de los hijos.

Pero no, todavía, por lo menos en México, las personas están teniendo hijos porque es el paso que sigue en la carrera de hamster que les han vendido que es la vida.

Si todavía no tienes hijos, por favor, no pienses en tenerlos sin realmente considerar todos los ángulos posibles y sin antes platicar con algún papá o mamá que te cuente toda la verdad detrás de la experiencia de tener hijos, que no te cuente sólo la parte linda y tierna, que no te venda el esquema de mamá “luchona” o de papá “modelo” porque la mayoría de las veces no da buenos resultados.

Si no me crees, observa el estado del mundo hoy en día.

Gracias por leer.

-Juan.

Estándar