Busca, sin buscar

Busca, sin buscar el silencio de la mente, es una idea Taoísta (que el budismo zen heredó después) que me ha fascinado por años y se refiere a que cuánto más te esfuerzas por silenciar a la mente más resistencia encuentras, también se refiere a que cuando sales a buscar la calma mental a través de medios externos como el alcohol, las drogas, las compras, los eventos deportivos o cualquier distracción, la mente se vuelve más ruidosa, caótica y rezongona.

Dentro de la frase está la solución, oculta entre las palabras, esperando a que sea la imaginación del lector la que llegue a sus propias conclusiones.

La parte crucial para encontrar la solución son estas palabras: “sin buscar…”

Me explico, cuando buscamos algo, regularmente usamos nuestro pensamiento y nos preguntamos ¿dónde podrá estar aquello que buscamos?¿Quién o qué puede aportar información del paradero de la cosa? ¿Cómo se ve lo que busco o cómo puedo reconocerlo?

Justo ese camino es el camino incorrecto, no podemos silenciar la mente llenándola con más actividad y preguntas, el camino es sentir, para buscar sin buscar el silencio de la mente, el camino es sentir el silencio, sentir la calma de una mente en silencio, es aprender a dejar de reaccionar a los propios pensamientos y sólo contemplarlos.

Una vez que sientes ese silencio, la mente (corazón y cerebro) se llenan de una gran paz y una gran calma, no es que el estrés desaparezca de la vida, sino que uno ya no le agrega estrés a las cosas, se queda con el estrés normal que los eventos de la vida generan y lo maneja con una mente ecuánime, una mente en calma.

No, no es imposible, sólo requiere práctica.

Gracias por leer.

-Juan.

Realmente Vivir.

Si aprendes a encontrar felicidad en la lluvia, en la tormenta, en el amanecer, en el atardecer, en ver una estrella en el cielo, en ver una flor o en oler su aroma, en escuchar una linda canción, en sentarte en silencio, en leer un buen libro, en tener comida en el tu alacena, en despertar un día más, en respirar, en andar en bici, en salir a caminar y en otras tantas cosas, sencillas, simples y que tal vez consideres parte del paisaje, entonces, habrás comenzado a dominar el arte de ser feliz por decisión y habrás comenzado realmente a vivir.

Monje Zen.

Me encontré este mini documental sobre un hombre que era US Marine (una unidad del ejército de Estados Unidos) y en un momento decisivo de su vida, decidió convertirse en monje zen, que además vive con su familia.

Me gustó mucho su historia y me gustó mucho el ritmo visual que tiene el video.

Además me dió mucha inspiración y energía extra para continuar como practicante de Budismo Zen.

Aquí está el documental, espero lo disfrutes.

-J.